Posts Tagged ‘Rey’

Seis falacias contra la República que puedes evitar

junio 6, 2014

rep

A pesar de las prisas con que se ha ejecutado la operación del desalojo del trono, el debate republicano ha despertado tras una hibernación de 70 años. Ya no se trata de una opción marginal, como han demostrado las movilizaciones del pasado lunes, que nos han dejado una estampa de la Puerta del Sol que ninguna manifestación por la República había conseguido desde 1931. Así que, con vocación de servicio público, he aquí una guía para esquivar las falacias que ya llevan días intentando colar tertuliano-cuñados y editoriales de prensa.

“Prefiero mil veces vivir en una monarquía como la sueca que en una república como la siria”. Un falso dilema como la copa de un pino que podría verse venir de un tertuliano-cuñado como Marhuenda, pero que no era de esperar -al menos hace dos años- en alguien con la reputación de Javier Cercas y en un periódico como El País. La vida no se reduce a elegir entre blanco y negro, por suerte hay matices. Porque, por esa regla de tres, podríamos argumentar que es mejor una república como la alemana que una monarquía como la saudita.

(more…)

Anuncios

300 metros

abril 11, 2013

No se podrá escrachear a menos de 300 metros de las casas de “autoridades y personalidades políticas”. La orden fue enviada la noche del martes a todas las comisarias y anunciada la mañana siguiente por el número dos del Ministerio del Interior, aunque el ministro se apresuró a negarlo a medias, con ese ya habitual juego de poner mentira sobre mentira con el fin de embarrar cualquier información que ayude a los ciudadanos a descubrir que se están pisoteando una vez más sus derechos.

(more…)

Regreso al futuro

febrero 11, 2013

regreso

El juez registra los servidores de Bankia tras la pista de Blesa con Díaz Ferrán

Jaume Mata da por buenos los apuntes de los papeles de Bárcenas

El ‘número dos’ de la CEOE, Arturo Fernández, paga parte del sueldo a sus empleados en negro

El McGuffin real

diciembre 25, 2012

-

En 1939, Alfred Hitchcock definió perfectamente una de sus herramientas preferidas, el McGuffin: “En historias de rufianes siempre es un collar y en historias de espías siempre son los documentos”. Los McGuffins son objetos que proporcionan el suspense al relato y hacen que avance la historia, aunque en realidad son irrelevantes en la historia. Algo así como el halcón maltés en la película del mismo nombre o la maleta de Pulp Fiction, que nunca llega a revelar su contenido.

El discurso del Rey de esta Nochebuena ha estado plagado de McGuffins, dado que la mayoría de su escasa audiencia sintoniza el mensaje real para asistir al relato de cómo vive Juan Carlos I: qué fotografías tiene en su casa, qué elementos navideños ha usado para decorar, o qué corbata lleva. Elementos irrelevantes que se convierten en protagonistas de una edición monárquica de Quién vive ahí.

Este año, la secuencia arranca con un plano en el que el espectador siente que entra a La Zarzuela por una ventana. Se cuela en Palacio y encuentra a un Rey que le espera sentado sobre su escritorio, como la profesora de Mentes Peligrosas, y al que sólo le falta decir eso tan americano de “¡Hombre! No os había escuchado entrar”.

A partir de ahí, fuegos de artificio a tutiplén: un belén sin buey ni mula, como manda el Papa; una torre de libros en equilibrio, porque el Rey es un intelectual desordenado; una galería de fotos para que el espectador busque a Wally Urdangarín…

Todo un despliegue para despistar al personal y que se escape lo fundamental: que Mariano Rajoy ha poseído al Rey. Viendo este año de Gobierno, a uno le viene a la cabeza la imagen de Hugo Chávez, gritando “¡Exprópiese!” por las calles de Caracas, y se imagina a Rajoy con gorra bolivariana y señalando a TVE, la sanidad pública, e incluso al Rey mientras vocea “¡Aprópiese!”.

Guste más o menos –o nada- la Monarquía, es cierto que, al menos por inamovible, no debería pertenecer a ningún Gobierno. Y el discurso de esta Nochebuena ha sido la guinda de un año en que hemos oído al Rey decir que “desde fuera, España se ve mejor” o incluso que “las reformas económicas ya están dando sus frutos”, mientras el país se desangra en un chorro de parados y emigrantes. Es lógico que el Rey no pueda opinar sin el visto bueno del Gobierno, como manda la Constitución, pero no hace falta que se note tanto.

Como consecuencia, tenemos a un Rey presumiendo de cadera privada y que nos trata como a unos estudiantes torpones. “La realidad actual es compleja y no siempre fácil de entender”, nos dice. “Hay medidas de política económica o fiscal o políticas de fomento de la innovación”. Es decir, sabemos que podemos hacer que paguen los que más tienen, o invertir más en ciencia y no en ladrillo, pero antes que nada “el primer estímulo que nos sacará de la crisis es la confianza”. Creencia ciega, dogma de fe. Dadme la confianza y yo la convertiré en confianza en España. Es Rajoy quien nos hablaba esta Nochebuena.

Y, por supuesto, “confianza” en  los políticos, pero en los de “la Política grande, con mayúscula”, aquella que sigue anclada en el sueño de la Transición y que no es capaz de entender que esta democracia se nos ha quedado pequeña. Esa “es la única que tiene la capacidad de reafirmar la confianza en nuestra gran nación”.

Nuestra gran nación. Conceptos que parecen recién salidos de Génova 13. Como hablar del “efecto dinamizador” que supondrá la huida en masa –¿por impulso aventurero?- de jóvenes españoles que no pueden sobrevivir en la tierra que les vio nacer.  O eso de reducir la indignación social y las reivindicaciones justas en “inseguridad y desánimo”, en definitiva, “pesimismo”.

No contentos con tener a sus pies a la mayoría de los periódicos, radios y televisiones autonómicas, ahora el Gobierno pretende colarnos su mensaje en todas las cadenas y durante la cena de Nochebuena.  Menos mal que el discurso navideño cada vez lo ve menos gente. Exactamente igual que los telediarios de TVE. Por algo será.

El oráculo

noviembre 23, 2010


Tres millones y medio de ciudadanos se dirigen, al final de su jornada, a la plaza en que se ha convertido el informativo de las 21:00 horas. El pregonero, Pepa Bueno, surge de la oscuridad del templo catódico y arranca a hablar ante la asustada masa: “La incertidumbre política irlandesa ha generado de nuevo desconfianza en los mercados”.
(more…)

Perlas APM? (IV)

abril 3, 2010

La épica de John Cobra

Juancar, de profesión Rey en paro, visita El Diario

Perlas APM? (III)

marzo 11, 2010

Nunca está de más echarse unas risas a costa de la Casa Real, que sale barato (como les pasa a ellos con todo), a no ser que seas El Jueves.

¿Está todo perdido? ¿Serán estos nuestros políticos del futuro? No creo. Existe una generación Sí-Sí, más allá de esta panda de catetos disfuncionales. Sería ponerse a su mismo nivel si generalizásemos. Pero, ya que los tenemos en nuestras pantallas, podían servirnos para abrir un debate: ¿Qué falla en nuestra educación para que alguien pueda pensar que Murcia está en Andalucía o que Álava es un pueblo?

El Rey, ese cachondo

marzo 2, 2010