Posts Tagged ‘FMI’

La sangría de Rehn

agosto 8, 2013

Olli Rehn está de vacaciones. Este mes no trabaja, pero cobra, como no podía ser de otra manera. 23.000 euros, más 900 euros de dietas y un plus del 15% por alojamiento. Aunque la tabla salarial no lo deja claro, sí se entrevé que también tenga extra de verano, y no me refiero al Cupón de la ONCE, porque eso de prorratear pagas queda muy feo para todo un vicepresidente de la Comisión Europea.

(more…)

Un loco anda suelto…

junio 4, 2010

… ¡que alguien le detenga!

Arroz sin leche en Haití

febrero 8, 2010

Dicen que cuando se cruza en avión la frontera de Haití, viniendo desde la República Dominicana, el cambio de colores es impactante. Las verdes selvas se convierten, por arte de magia, en secas montañas marrones. Son dos mundos diferentes en una sola isla…

212.000. Son las personas que, de momento, se sabe que han muerto en Haití debido al terremoto. Pero hay muchos más. Usted, ciudadano intrépido, ya se habrá olvidado de esa catástrofe. Si a los 30 segundos sin que alguien se dé una hostia cerramos un vídeo en Youtube, ¿quién va a exigir a los periódicos que sigan contando qué se cuece en Haití?

“Una vez más, la naturaleza se ceba con uno de los países más pobres del planeta”. Chorradas como éstas las parimos los periodistas cada vez que un terremoto se come Haití o una ola inunda Indonesia. Pero es una trampa. Quien se ceba con esos países es la pobreza en sí. La naturaleza, en realidad, sólo se encarga de mostrar nuestras vergüenzas. Pero es más fácil echarle a ella la culpa.

En 1970, Haití se autoabastecía con el 90% de su producción agraria, sobre todo arroz. Pero entonces llegó el FMI y les dijo que eso era hacer trampas: el Estado tenía que dejar de pagar subvenciones a los agricultores y quitar los impuestos de las fronteras. Dicho y hecho.

Pero resulta que el FMI se olvidó de decir lo mismo a EE.UU., y pasó lo que pasó: el arroz estadounidense, más barato gracias a las ayudas del Gobierno a sus agricultores, inundó la isla y los arroceros haitianos se convirtieron en miserables de la noche a la mañana.

Las consecuencias las explicó mucho mejor Eduardo Galeano hace años en este vídeo.

Ya tenemos a los productores de arroz estadounidense con los bolsillos llenos. Ahora falta que los haitianos más ricos puedan comprar más y más tierra. Se crean latifundios en los que se paga 2 dólares al día. Los árboles se talan para venderlos como carbón vegetal y Haití se convierte en el país más deforestado del planeta. Sin raíces que agarren el suelo, un terremoto o cuatro gotas hacen saltar la tierra por los aires.

Así las cosas, tenemos lo siguiente: el 4% de la población de Haití controla el 64% de la riqueza del país. Mientras, sólo en la década de los 80, el salario de los haitianos se vio recortado a menos de la mitad.

Los 50.000 productores de arroz se ven en la ruina. Los que no huyen a EE.UU. (en busca del “sueño americano”), emigran a la capital. Allí hay muchísimas posibilidades. Por ejemplo, cosiendo pelotas de béisbol. No pagan mal: 30 centavos de dólar a la hora. Suficiente para sobrevivir hacinado en un barrio de chabolas. Una chabola que, del día a la mañana, se te viene encima. Y entonces te conviertes en el muerto 212.001º. O acabas matando por algo que antes era tuyo.