La brecha moral


Se nota que vamos cogiendo carrerilla para el Mundial de fútbol de Brasil. Esta semana, nuestro país y su Marca España nos han dado nuevos récords para la posteridad. En un mismo día conocíamos que las cinco regiones con más paro de la Unión Europea son todas españolas (Andalucía, Canarias, Ceuta, Extremadura y Melilla), que somos el segundo país de Europa donde menos se combate la pobreza infantil (uno de cada tres niños están en riesgo de pobreza y dos millones pasan hambre mientras la caverna discute sobre si Ada Colau está de buen ver) y que estamos a la cola en el acceso a medicamentos contra el cáncer ya aprobados, 600 días frente a los 180 que recomienda la Comisión.

Tanto titular jugoso, sumado a la ración diaria de corruptelas variadas -con cajas B por toda España y la dichosa fijación en Andalucía con los cursos de formación- acaban robando espacio a las buenas noticias, que las hay. Según el estadounidense Pew Research Center, España es el país donde la homosexualidad está más aceptada.

En su estudio sobre actitudes en tema controvertidos, se revela que un 55% de los españoles creen que la homosexualidad es moralmente aceptable y un 38% ni siquiera lo considera un dilema moral. En lo que batimos récord es en la poquísima gente que ve este tema como algo inmoral: un ridículo 6%.

Posiblemente, en ese 6% se encuentre el obispo de Málaga, Jesús Catalá, quien hace unos días intentó explicar a 500 escolares que el matrimonio homosexual es comparable a “la unión entre un hombre y un perro o un bebé y un anciano”. Por suerte, los chicos, lejos de dejarse adoctrinar, salieron del acto perplejos y se encargaron de que las barbaridades que habían escuchado llegaran a sus padres. Está claro que pertenecen al sector mayoritario de los españoles.

No es un hecho aislado. El cardenal Fernando Sebastián también aseguró hace unos meses que la homosexualidad  era “una deficiencia” como su “hipertensión” y que podía curarse “con el tratamiento adecuado”. Son solo dos ejemplos que se unen a una larga lista de insultos y desprecios a un colectivo social al que el 94% de los españoles respetamos.

Esta brecha gigantesca existe en otros aspectos morales en los que la Iglesia tiene muy clara su posición, tal y como muestra el citado estudio. El aborto lo ven inmoral el 26% frente al 63%; el sexo premarital lo ven mal el 8% frente al 91%; el divorcio es inmoral sólo para el 4% y el uso de anticonceptivos sólo lo desaprueba el 2%.

Unas diferencias que no deberían olvidarse. Sobre todo, estos días en que nuestras aconfesionales instituciones se dan codazos por ir a procesiones, las vírgenes –con o sin medalla policial- bailan al son del himno de España y los legionarios sacan a pasear cristos con viril ademán.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: