‘El Peranza’ Aguirre se da a la fuga

pol2
Perdonen el título emulando al famoso Pera de Getafe, pero no son horas. Para un periodista no debe haber nada más frustrante que escribir un artículo de opinión sobre un personaje público y que éste decida, unas horas antes de publicar el texto, llevarse por delante la motocicleta de un agente de la autoridad, darse a la fuga por la calle más emblemática de España, esconderse en su casa y enviar a la Guardia Civil a resolver el asunto. Pero son cosas que pasan cuando uno vive en el mismo país que Esperanza Aguirre.

Este jueves, Esperanza Aguirre cometió un primer error, que podría haber sido el único, al detener su coche en el carril bus de la Gran Vía, una maniobra sólo asumible por el FBI y que dice muy poco de su cordura. Y, en consecuencia, los agentes encargados del tráfico deciden multarla. Pero hasta eso podría haber tenido un pase, viendo los esperpentos que otros compañeros suyos de partido han llegado a ejecutar al volante. Y un genio político como ella podría haberlo convertido en un gesto más de campechanía.

El clímax llega cuando, como con la Gürtel, destapa el complot bolchevique y se da cuenta de que los agentes “lo único que querían era una foto”, algo que hubiera apañado bastante el cartel al PSM si finalmente Aguirre consigue su deseo de ser candidata a la Alcaldía de Madrid. Y ahí llega su segundo error, cuando su mente de estadista llega a la conclusión de que la mejor forma de evitar una instantánea siendo multada es darse a la fuga, llevarse por delante la moto de un agente y provocar una persecución policial hasta llegar a su casa. ¿Qué podía salir mal? Brillante.

Pero como no hay dos sin tres, Aguirre, ya por la noche, se lanza a una ronda rápida de intervenciones en los medios, visiblemente alterada. Y, para arreglarlo, dice que la moto que ha arrollado “estaba malísimamente aparcada”, tacha a los agentes de prepotentes y “machistas”, se burla de ellos porque no son policías, y dice que “estos son unos viciosos de las multas”. La misma que hace 48 horas se rasgaba la camisa por los policías, “que son los últimos garantes de nuestra libertad”.

Y la misma señora que hace una semana daba un discurso en la Cámara de los Comunes, alabando a la sociedad inglesa porque no “tolera a los políticos que mienten”, intenta ahora hacernos creer que es la víctima. Que ha sufrido una “retención ilegal” en este país que, según ella, no es “una república bananera”. Todo muy coherente.

Uno podría pensar que este es el final político de Aguirre. Que ni la última actualización de Photoshop puede maquillar este desaguisado. Pero sin embargo, echa un ojo al coro mediático de la derecha, y ahí están, sin torcer el bigote, defendiendo a capa y espada lo que ha hecho su financiadora.

“Si ya la ha multado, quién es un agente de movilidad para decirle que tiene que esperar, por supuesto que puede irse”. “Todo parece indicar que, efectivamente, estaban esperando que llegara un fotógrafo”. “Qué casualidad que el diario de Nacho Escolar que contó lo de Edurne Uriarte, haya contado esto”.

Así que aquí estamos, a las tres de la madrugada. Yo delante del ordenador y ella en su palacio de techos altos de Malasaña, cuando, “en una Nación como Dios manda”, la lideresa estaría en un calabozo pasando la noche, junto a los borrachos del juernes noche.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: