¡Prohíbase!

La alcaldesa Ana Botella ha hecho a la inversa el camino de Madrid al cielo y por fin ha bajado de su nube olímpica para descubrir una ciudad que está hecha unos zorros. Algunos dirían que la capital del Reino ha subido moderadamente su nivel de convivencia; la mayoría de sus habitantes, -más castizos y directos que Montoro, que aunque tiene tres pisos en la ciudad, viene de Jaén- lo resumirían alegando que da asco pasear por sus calles.

Por fortuna, Botella es una mujer de convicciones firmes, que no cambia de opinión según lo marque “la realidad”. Y si cuando era concejala de Medio Ambiente aseguraba que los mendigos “son una dificultad añadida” para mantener limpias las calles, no va a quitarles culpas ahora que es una alcaldesa de tomo y lomo por la gracia de Gallardón.

Algún asesor ha avisado con acierto a Botella de que más que relaxing cafés con leche, en la Plaza Mayor lo que se estila es el cartón de Don Simón a ciertas horas de la noche, que calienta tanto o más que la infusión de cafeína pero de paso ayuda a olvidar la miseria de su consumidor. Y la alcaldesa, ni corta ni perezosa, ha optado por prohibir el ser un menesteroso con multas de 750 euros.

La idea podría parecer descabellada a cualquier recién aterrizado en esta piel de toro pero, bien vista, no deja de ser coherente con la ideología imperante que nos hemos votado los españoles. A fin de cuentas, viene del mismo partido que pretende solucionar la lacra del cáncer cobrando a sus víctimas por los medicamentos y que quiere mantener la dignidad de los pensionistas robándoles 33.000 millones de euros en diez años.

Por si esta limpieza callejera de vagos y maleantes no fuera suficiente para reactivar el deprimido turismo de la capital, la Comunidad de Madrid ha lanzado la campaña Madrid Destino Siete Estrellas, cuyo objetivo es atraer ingentes masas de chinos pudientes para que hagan con comodidad lo que más gusta a este tipo de turista: las compras de lujo.

Gracias a los exámenes a músicos callejeros que va a hacer Botella, evitaremos también que nuestros turistas chinos se hagan un lío con tanto mariachi suelto y se lleven por montera un gorro mexicano como souvenir. Así nos aseguraremos de que, para beneficio de nuestra industria, compren en las tiendas de Serrano el verdadero producto nacional: bolsos de Gucci y prendas de Ralph Lauren.

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: