Cuatro ‘contras’ y un ‘pro’ de Madrid 2020

Ana Botella ha estado estos días presumiendo de collar de perlas en Suiza, no para gestiones bancarias que tanto se estilan en estos tiempos, sino para promocionar una vez más la herencia recibida, la cabezonada olímpica de Alberto Ruiz-Gallardón en pos de que Madrid acoja unos Juegos. La idea era ya absurda hace ocho años, cuando nos presentamos por primera vez, la euforia era casi unánime y las hipotecas crecían en los árboles. Y ahora la propuesta es más estúpida si cabe, cuando la desigualdad entre los ciudadanos se ha multiplicado y estamos en la Champions League del paro europeo.

Estas son las razones por las que Madrid no debería ser ciudad olímpica.

Corrupción: Es tal nuestro grado de experiencia en la materia que debería crearse un microespacio diario en televisión, como el del cupón de la ONCE, donde podría pasarse lista a los “imputados del día”. Está claro que los expertos en latrocinio público se crecen con los grandes eventos: ahí está la visita del Papa a Valencia, donde la Gürtel se hizo de oro. Y tenemos muchos ejemplos de los resultados que da mezclar deporte y fondos públicos: los foros de pacotilla que montaba Urdangarin o la construcción del velódromo Palma Arena que tantas alegrías le dio a Jaume Matas.

Inseguridad: La misma alcaldesa que aspira a unas Olimpiadas castizas es la que se largó de puente a un spa de lujo cuando cinco chicas murieron aplastadas en el Madrid Arena. Si no son capaces de organizar un simple concierto para adolescentes sin poner en riesgo a los asistentes, ¿cómo esperan organizar un evento multitudinario en el que el mundo entero tendrá puesta la vista? No olvidemos que los dirigentes de Madrid son de la misma familia que silenció y manipuló el accidente de Metro de Valencia, que costó la vida a 43 personas y del que esta semana se han cumplido siete años.

Financiación: Está por ver si de verdad Madrid 2020 tendría un beneficio económico, pero lo que está claro es lo que puede costar: por los menos 10.000 millones de euros. Y eso en una ciudad con una deuda de 7.000 millones de euros. Por si acaso, Botella se llevó a Luis de Guindos a Suiza, como si eso fuera un aval. Cómo será la situación que, a la salida de la presentación, el ministro se congratuló de que no le hubieran preguntado sobre nuestros aprietos económicos. Como los malos estudiantes que se alegran de que no les caiga en el examen el tema en el que saben que son nefastos.

En Madrid, los ancianos tienen que copagar desde esta semana la teleasistencia; la Sanidad ha sufrido un recorte de 12 millones de euros en los últimos años; las calles están cada vez más sucias, pese a que pagamos mayores tasas de basura; se eliminan las horas extras y gratificaciones de los funcionarios; el transporte público sube sin parar a cambio de menor frecuencia de trenes y autobuses, que ahora van hasta las trancas… Pero sacaremos el dinero de donde haga falta para pagarnos el capricho de unas Olimpiadas.

Instalaciones deportivas:Llevamos tanto tiempo empeñados en los Juegos Olímpicos que se supone que nuestra mejor baza son las instalaciones ya construidas. Grandes estadios y agujeros en el suelo que cogen polvo mientras en los barrios de Madrid escasean los espacios deportivos para el ciudadano medio. El Ayuntamiento prefiere la cara elitista del deporte, frente a la que proporciona salud y cohesión social a la mayoría de sus habitantes. Eso sí, en Chamberí tenemos la posibilidad de aprender a jugar al golf en un campo ilegal. Afortunadamente, este deporte elitista volverá a ser olímpico en 2016 y 2020. ¡Vaya ojo!

Y, al menos, hay una razón para que sí nos den los juegos.

Por pesados:Porque somos más insistentes que el tipo que mató a un gorrino a besos. Porque fuimos la única ciudad europea, junto a Praga, que lo intentó para 2016 cuando los de 2012 ya iban a ser en Londres. Porque así los miembros del COI podrán salvarse de tener que escuchar una vez más a Ana Botella chapurreando en inglés. Porque así dejaremos de hacer el ridículo con logos plagiados y en los que no somos capaces ni de poner bien la fecha.

Y porque, para 2020, como la injusticia y la desigualdad sigan creciendo, podríamos hacer historia con los primeros Juegos Olímpicos celebrados en África.

Artículo publicado en El Plural

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: