Indigencia política

Meterse a político es poco más que condenarse a una vida de hambre y miseria. Como todo el mundo sabe, cuando uno está en el tajo se hace poco uso de la VISA, algo que cambia cuanto mayor es el tiempo de ocio. De ahí que en verano y navidades recibamos pagas extras. Pues algo así le debe pasar a nuestros representantes públicos: los jueves, del Congreso, salen decenas de diputados maleta en mano para volver a sus tierras natales hasta el lunes o el martes siguiente. Tantos días libres se deben traducir a la fuerza en un mayor gasto.

Por eso, toda ayuda es poca. Que si los gintonics subvencionados, que si los iPads a cargo del contribuyente, que si tarjetas de crédito para los taxis… Incluso hay algunos -de PP, PSOE, CiU, CC y UPyD- que se llevan una extra de 1.800 euros mensuales (casi tres Salarios Mínimos) para manutención y alojamiento, aunque el bocata de jamón en la cafetería cueste 2 euros o tengan cuatro pisos en la capital.

En lo que respecta a los alojamientos de nuestras señorías, hay casos que merecen mención aparte, como el de Esteban González Pons, a quien el Congreso le paga esa extra y el partido, aparte, le paga un piso franco en la capital. El alquiler se abona a una empresa vinculada a la Gürtel, propiedad de un diputado popular. Así todo en casa y González Pons tiene donde esconderse de los comandos naziterroristas de Ada Colau.

Porque si la situación de pobreza se ceba con alguien en concreto es con los diputados del Partido Popular, quienes, con Mariano Rajoy a la cabeza, se han dedicado a convencernos de que podrían tener una piscina de monedas de oro como el Tío Gilito si no se estuvieran dedicándose a la farragosa tarea de la cosa pública.

El argumento no sólo es precario, sino también pretencioso. A nadie se le obliga a presentarse a unas elecciones, y al que no le guste ya sabe dónde está la puerta. Pero es que a cualquier otro ciudadano, por ejemplo a un albañil, le pondrían de patitas en la calle si cada día le estuviera llorando a su jefe con la excusa de que podría estar cobran cinco veces más si fuera cirujano.

Pucheros aparte, lo más sangrante es que todo era falso, porque estos sufridos trabajadores ya se habían encargado de forrarse el riñón con paguitas a cargo del PP (de las que nosotros se supone que pagamos el 85%). A la cabeza de todos, el propio Rajoy, que para no haber “venido a la política a ganar dinero” se embolsó 1.580.753 euros con los mal llamados “gastos de representación”.

Por mucho que Marhuenda y sus chicos digan que todo “ha prescrito” y que es normal que tu empresa te pague ciertos gastos imprevistos (lo que no es el caso porque los ingresos son periódicos y con cifras idénticas) aquí sólo hay tres salidas y ninguna es buena.

– Que los pagos incumplieran la Ley de Incompatibilidades que prohíbe a un diputado o senador cobrar de otro sitio que no sea su respectiva Cámara. Y por mucho que esto hubiera prescrito, ningún responsable de esta estafa debería seguir gestionando nuestros dineros. Es decir, se requieren dimisiones.

– Que los pagos fueran legales pero que muchos de ellos no los hubieran declarado a Hacienda. Y aunque este fraude a las arcas públicas hubiera prescrito, sus autores deberían estar a años luz de tocar el presupuesto de todos. Es decir, se requieren dimisiones.

– Que los pagos fueran legales y estuvieran declarados pero que, mientras nos exigían a los demás austeridad y apretones de cinturón, ellos estuvieran cobrando de lo lindo por el Congreso/Senado y, además, un sueldazo Nescafé a cargo del PP que, repito, financiamos nosotros al 85%. Sólo con la excusa de que podrían estar amasando millones en el sector privado (eso sí, con los contactos y conocimientos que les hemos pagado nosotros). O sea, dimisiones…

En realidad, podría haber una cuarta variable. Que esos pagos, que están en la contabilidad del PP y por tanto convenientemente blanqueados, fueran la tajada correspondiente por adjudicaciones a empresas que habrían financiado irregularmente al PP.

Por el bien de lo que nos queda de democracia, más nos vale que la respuesta esté en las tres primeras opciones…

Artículo publicado en El Plural

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: