Vergüenza y poder de la ‘antipolítica’ italiana

La votación de este sábado en el Senado italiano ha dejado a la vista el poder del Movimento 5 Stelle (M5S) de Beppe Grillo, pero también sus vergüenzas. La rebelión de varios senadores grillini contra la orden de su líder de abstenerse en la elección del presidente permitió el triunfo del candidato del centro izquierda y robó a Silvio Berlusconi uno de las pocas victorias a las que podía aspirar tras las elecciones. Lejos de aprovechar el triunfo, Grillo ha montado en cólera contra los traidores de su formación y ha amenazado con expulsarlos del partido.

Los dos candidatos que aspiraban a la Presidencia de la Cámara alta eran Renato Schifani, de la formación de Berlusconi, y Piero Grasso, del Partido Democrático. El primero, investigado por presuntos vínculos con la mafia, fue el autor del Laudo Schifani, una de las muchas tretas de Il Cavaliere para evitar los tribunales usando su poder como primer ministro. Por el contrario, el candidato del centroizquierda es un exfiscal antimafia, valiente y honrado, en quien muchos ven al heredero del juez Giovanni, asesinado por la mafia en 1992.

La importancia de Sicilia
El único punto en común de Schifani y Graso es que ambos son sicilianos y, sin embargo, parte de la desobediencia de los grillini se radica en este punto. El M5S le debe mucho a Sicilia. En las elecciones regionales de 2012 Grillo se volcó en la isla tanto que llegó a cruzar a nado el Estrecho de Mesina que la separa de la península. Acabó siendo el partido más votado, aunque no le valió para gobernar: un augurio de lo que ocurriría en las elecciones generales del mes pasado.

Con estos mimbres, se entiende el espectáculo de este sábado en la asamblea, con senadores discutiendo a gritos y un par de grillini de origen siciliano reconociendo entre lágrimas que “si por nuestra culpa no gana Grasso, no podremos cruzar de vuelta el Estrecho [de Messina]”. La votación, como sucede en España para el presidente del Congreso y el Senado, es secreta, pero dejó en evidencia que el candidato del centroizquierda ganó con 12 votos más de los que tenía su partido.

¿Traición o limpieza?
Y aquí surge la polémica: ¿Han traicionado los grillini a los votantes encandilados por el líder o han usado su poder para empezar la promesa electoral de limpiar la política y purgar la etapa berlusconiana? Es evidente que ambos candidatos no son lo mismo, pero Beppe Grillo ha rechazado apuntarse una victoria y se ha tomado la ruptura de la disciplina de voto como una afrenta personal. Algo que en la prensa italiana ha sido visto como un calco de los malos modos de Berlusconi contra los traidores que le hicieron caer en su última etapa.

Vito Crimi, líder del grupo M5S en el Senado y también siciliano, ha apostado por apuntarse “el mérito” de haber “estimulado a las formaciones a proponer nombres destacados y nuevos respecto a los aparatos de partido”. Incluso Luis Orellana, que era el candidato a votar marcado por Grillo, ha asegurado que “cada uno tenemos nuestra sensibilidad y consciencia y Grasso no formaba ni forma parte del viejo aparato”.

Batalla cibernética
Pero donde se libra la batalla es en Internet, donde nació el propio movimiento.  En un país con la inmensa mayoría de medios en manos de Berlusconi, Grillo supo utilizar su blog como plataforma para su carrera política, y desde ahí ha exigido la dimisión de los rebeldes.

En Facebook, el senador grillino responde a su líder: “¡Menos reacciones histéricas y más confianza!” Y en esa red social también ha hablado el senador Giuseppe Vacciano: “Si se buscan responsables de alta traición, aquí tenéis a uno. El lunes y el martes estaré en Roma para discutir mi dimisión”.

Censura en el blog
En medio de esta pelea cibernética surge ahora un escándalo que puede perjudicar aún más la imagen de Grillo: las acusaciones de censura en su blog a los comentarios favorables a la traición. “Fortísimas sospechas –siendo amables- que acusan a Grillo (…) de segar los comentarios críticos en el Blog Sagrado, el Canal Mussolini de la democracia líquida”, narra hoy Vittorio Zucconi, director de La Repubblica, en su blog. “La contradicción entre la retórica del igualitarismo y la realidad del autoritarismo en el M5S es demasiado evidente, para quien quiere verla”.

Análisis publicado originalmente en El Plural

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: