Rajoy debe dimitir y convocar elecciones

De entre todas las huelgas que ha vivido esta crisis, las que más impacto están causando  en los últimos meses son las de recogida de basuras. Jerez, Sevilla o Granada han visto sus calles llenas de porquería por la negativa de los trabajadores a recogerla si no recibían unas condiciones dignas. Algo así ha debido pensar Luis Bárcenas, encargado durante años de esconder el detritus del Partido Popular. A la vista de que la Justicia se le lleva por delante, pareciera que el extesorero del PP ha decidido sacar las montañas de basura a pasear y ha dejado la acera de la Calle Génova que da asco verla.

El caso Gürtel se hizo mayor cuando se encontraron las anotaciones del contable de la trama y en ellas aparecía recurrentemente L.B., Luis, o Luis el Cabrón. Ahora el círculo, irónicamente, se cierra con el libro de cuentas de Bárcenas –y también de su antecesor- donde los garabatos se convierten en M. Rajoy, R. Rato, Jaime Mayor, Ángel Acebes, D. Cospedal o J.M. Todos ellos junto a cifras que muchos españoles no consiguen ver en un año.

En 2008 conocimos a los teloneros de la Gürtel, porque a la vista está que los protagonistas de aquellos días eran unos pringados que se conformaban con las migajas del gran pastel que supuestamente se repartía en Génova. Cuando en 2010 Mariano Rajoy dijo, sobre Camps, “no me creo que alguien se venda por tres trajes”, sabía de qué hablaba. Según las anotaciones, el PP se llegó a gastar casi 20.000 euros en trajes para que Rajoy fuera hecho un pincel. Además de 667 euros –más que el salario mínimo- para esas corbatas que se quita cada vez que viaja a Canarias.

Igualmente, los videojuegos, pulseras, bolsos y caviar que El Bigotes repartía entre dirigentes del PP valenciano y familia son un chiste comparados con los 25.000 anuales que durante 11 años presuntamente cobró Rajoy.

¿Y los empresarios de entonces? Aquello era un sainete de engominados y chusqueros recién sacados de una comedia de Pajares y Esteso, que se ponían motajos como Don Vito y El Bigotes. Esa no es la actitud que se espera de unos emprendedores ejemplares, como los que ahora entran en acción: los presidentes de OHL, Sacyr Vallehermoso, FCC… y hasta la aparición de Mercadona. ¿O se imaginan a Juan Roig recomendando al populacho que “hay que trabajar más” si se hiciera llamar a sí mismo El Gafas?

Jamás en la historia de nuestra democracia habíamos asistido a un caso de corrupción tan grave y que afecte de manera tan directa al actual presidente del Gobierno. Rajoy, y no Cospedal, era quien debía haber salido a dar explicaciones públicas esta mañana. Al no hacerlo, sólo le queda la alternativa de dimitir inmediatamente y convocar elecciones.

Y a los ciudadanos nos toca ser responsables y no perdonar nunca más los latrocinios. Porque el dinero que va en esos sobres y el que esconden en Suiza y Panamá es el que paga los médicos que no tenemos, los profesores de nuestros hijos y las pensiones recortadas de nuestros abuelos. Hay que responder masivamente en las urnas, votando a quienes no tienen mácula de corrupción, que los hay. Es la única alternativa saludable para poder construir de cero este edificio que se nos viene encima.

Artículo publicado en El Plural

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: