Referéndum

Jordi Évole visto por Jorque Quiñoa en Jot Down

Jordi Évole visto por Jorque Quiñoa en Jot Down

Jordi Évole ha vuelto con la misma fuerza con la que se fue. Las vacaciones no han cambiado su compromiso con la información y ya apenas se oye el sambenito de que “en España el mejor periodismo lo hace un humorista”. Évole tiene una vis cómica arrasadora, pero ante todo es periodista. Sabe dar respuestas a preguntas que muchas veces no se han hecho todavía y buena prueba de ello es su primer programa de esta temporada: Ciudadano Kleenex.

El sábado, cientos de miles de personas salían a la calle exigiendo un referéndum sobre las medidas que Mariano Rajoy ha tomado de espaldas al pueblo. Horas después, el domingo, Salvados explicaba claramente qué supone la participación ciudadana, la posibilidad de ser algo más que el kleenex que durante cuatro años limpiará los residuos de la fiesta de la democracia.

Évole te hace sonreír mientras destapa las vergüenzas de nuestra democracia, cuando lo que el cuerpo te pide es llorar. Aunque no es ése su único mérito. Con un gobierno tan impúdico, cualquier programa es capaz de señalar que el emperador está desnudo. Pero sólo Salvados se atreve a buscar las alternativas y hacerlas llegar a tanta gente.

Los argumentos contra la posibilidad de preguntar al pueblo (alto coste de los referéndum, mandato electoral otorgado por las urnas…) iban uno a uno cayendo según Évole nos iba adentrando en el sistema político suizo. Listas abiertas, cuatro o cinco referéndums al año, políticos que no cobran, partidos de diferentes ideologías que acuerdan las nuevas leyes…

Quizás una de las mayores desventajas del sistema suizo es la posibilidad de que una marea demagógica consiga sacar adelante en referéndum leyes xenófobas o crueles, por ejemplo. Algo que tiene la fácil solución de no someter a votación popular propuestas que atenten contra las Derechos Humanos. Además, esta faceta oscura ya la tenemos en España sin necesidad de referéndum: que se lo pregunten al populista Gallardón y su aberrante e inútil cadena perpetua revisable.

No hay que ser un lumbrera para saber que a Suiza las cosas le van mejor que a nosotros. Sin embargo, un dato de los presentados ayer destaca por encima de todos: la confianza en la clase política helvética es el doble de la media europea. Esto debería llevar a nuestros representantes a virar el rumbo de nuestra democracia, porque una mayor participación beneficia a los ciudadanos, pero también dignifica a los políticos. Al final, la elección es fácil: cuanto más tarden en renunciar a sus privilegios, más huevos y tuppers les lloverán del cielo.

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta to “Referéndum”

  1. María Dolores Amorós Montaner Says:

    Excelente, Marcos, el análisis del programa de Évole. Comparto contigo la habilidad del periodista para ir hilando las diferentes opciones de distintos políticos en base a una forma de gobernar basado en el modelo de Suiza, con sus listas abiertas, sus referendums, su pocos políticos pagados por el pueblo.

    No me había percatado del peligro -muy serio.- que encierran los referendums suizos, por ello te doy doblemente las gracias, bonico.

    La conclusión es perfecta: la credibilidad y confianza de los políticos helvéticos frente al casi desprecio que merecen en España, y el necesario cambio que en este país debe darse.
    Mi enhorabuena, querido Marcos.
    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: