#Periodigno

Como cada 3 de mayo, ayer se celebró el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Una jornada para poner en valor el trabajo que miles de personas realizan diariamente, en su mayoría de manera anónima, para que los ciudadanos puedan ejercer libremente su derecho a estar informados. Porque, aunque nos intenten convencer de lo contrario, los seres humanos tenemos derecho a una información veraz, al igual que lo tenemos a una sanidad gratuita y universal o a una educación pública de calidad.

En días como el de ayer, muchos medios de información se obcecan en hablar de cómo la libertad de prensa está amenazada en lugares como Colombia, donde los periodistas reciben más amenazas de muerte que postales navideñas. O se nos recuerda que en 2011, cada cinco días, un periodista perdió la vida mientras ejercía su trabajo.

Son hechos que deben resaltarse y denunciarse, no sólo en los días señalados. Pero lo preocupante es que, mientras se pone el foco en lo que pasa en el extranjero, se evita la triste situación del periodismo en España.

Nuestro país sigue estancado en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa que anualmente elabora Reporteros sin Fronteras. En los últimos informes aparecemos en el puesto 39, cuando hace 10 años estábamos en el número 29. Nos superan grandes potencias como Jamaica, Namibia o Papúa Nueva Guinea, y otras que hasta hace bien poco no eran regímenes democráticos, como Estonia, República Checa, Polonia, Eslovaquia o Lituania.

En estos últimos años se han consolidado muchas prácticas que comprometen el derecho a la información, como son las ruedas de prensa en las que no se admiten preguntas (por eso tenemos que esperar a que Rajoy salga de España para que se vea obligado a abrir la boca) o la última moda de no pagar a los periodistas por su trabajo.

Y luego están las consecuencias de la crisis económica, que se ha cebado con el gremio de periodistas a unos niveles que quizás solo sean superados por el sector de la construcción.  En los últimos cuatro años, más de 6.000 informadores han perdido su puesto de trabajo; una cifra que aún subirá más en previsión de los ERE que preparan El Mundo y El País. Además, por el camino se han quedado muchos medios que cumplían una labor imprescindible, como es el caso de CNN+, Público, La Voz de Asturias o Galicia Hoxe.

Parece imposible que las cosas puedan ir peor para los periodistas, pero es más que probable que en el próximo informe de Reporteros sin Fronteras aún bajemos más gracias a la labor de Gobierno de Mariano Rajoy. En la ONG no creo que vean muy bien la decisión autoritaria del PP para poder colocar a dedo al presidente de RTVE, o la aprobación de la ley que permitirá privatizar las cadenas autonómicas que durante años los ciudadanos construido con el dinero de sus bolsillos.

Para justificar todas estas artimañas, en el Partido Popular han optado por la estrategia de denigrar a los periodistas que trabajan en los medios públicos. Una táctica efectiva a pesar de haber sido ya usada contra los sindicatos, los funcionarios, los inmigrantes, los pensionistas…

Lo más sangrante de esta situación es que los ataques contra los trabajadores de RTVE sean apoyados por personajes que se hacen llamar “periodistas”. Incluso algunos de ellos se atreven a acudir a las concentraciones en las que se pedía un “periodigno”. Son los mismos que despotrican contra  los medios públicos para contentar a su amo, pero luego no tienen reparo en poner el cazo (un cazo muy grande) para llevarse el dinero de los ciudadanos, como ayer contamos en ELPLURAL.COM.

Ni siquiera en un día emblemático como ayer Esperanza Aguirre es capaz de pensar antes de hablar y se atreve a decir que mantener medios de comunicación públicos recuerda a “tiempos de Franco” y que esa “no es la misión” de las administraciones.

Aguirre, como es habitual, se equivoca. “En tiempos de Franco” no había una Constitución que consagrase el derecho a “comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión” (art. 20). Sí es “misión” de las administraciones que los derechos de los españoles sigan siendo efectivos, y no hay mejor manera para garantizarlo que el sostenimiento de unos medios públicos. Pero eso sí: unos medios libres e independientes.

Porque cuando no haya nadie para contarlo, les será facilísimo acabar con todo.

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “#Periodigno”

  1. parladoiro Says:

    “Porque cuando no haya nadie para contarlo, les será facilísimo acabar con todo”.

    mira tu como en una sola frase lo resumes todo. Ese, y no otro es el fin que persiguen.

    ¿vamos a consentirlo?

  2. ablanes Says:

    demasiado tiempo callados/as aguantando. Antes se tenía que haber hecho.
    lo que simboliza el 15M está más vigente que nunca en contra de lo que algunos políticos/as nos quieren hacer ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: