ZP será leyenda

Hoy, José María Aznar inaugura la convención política con la que el PP quiere presentar a los ciudadanos sus propuestas de gobierno. Hace una semana, Felipe González hacía lo propio en la reunión de los socialistas. Ambos tienen en común no sólo ser expresidentes del Gobierno y ser recibidos como héroes, sino algo más importantes: cuando dejaron La Moncloa, los ciudadanos estaban hasta el gorro de ellos. Creo que Zapatero ha llegado a esta misma conclusión y por ello está intentando ganarse la gloria futura a base de conseguir el rechazo del mayor número de personas. O es eso, o el actual presidente del Gobierno ha decidido que los refraneros del mañana incluyan su fotografía junto al dicho: “Para lo que me queda en el convento, …”.

Durante la primera legislatura, Zapatero se ganó a pulso el odio de la derecha con leyes como la del divorcio exprés, el matrimonio homosexual o la de Memoria Histórica. Y ahora, viendo que ese rencor lo tiene atado y bien atado, parece haberse empeñado en los últimos tiempos a meter el dedo en el ojo a su electorado natural.

Primero fueron los recortes de mayo de 2010, luego la ampliación de la edad de jubilación y por último la reforma laboral. Los socialistas han tenido que tragar sapo tras sapo, buscando con linterna en sus conciencias el más mínimo asidero moral para volver a votar PSOE. Pero Zapatero parece convencido de que cuanto más le odien, más le querrán dentro de 8 años.

Así que, después de hacerle publicidad gratis al nuevo libro de Pedro J., el mismo que le acusó poco más que de poner bombas en los Cercanías para ganar las elecciones, Zapatero nos ha regalado ahora un pacto secreto con EEUU para que vengan más soldados a Rota, que fue todo lo contrario de lo que los españoles votamos en 1986 en referéndum. Y lo ha anunciado en una rueda de prensa sin preguntas, desde la sede de la OTAN, sin pasar por el Parlamento donde están representados los ciudadanos que le colocaron donde está.

Esto es lo que le dijo Zapatero a Aznar en su primer cara a cara, hace diez años, y precisamente sobre el escudo antimisiles que ahora él ha aceptado de espaldas al pueblo:

La política de defensa y de seguridad tiene que ser una política de Estado y de consenso. Hubiera sido muy deseable que, antes de hacer el pronunciamiento que hizo con el presidente de los Estados Unidos, dando su apoyo al escudo antimisiles, hubiera venido a esta Cámara a explicar por qué y a debatirlo. Así es como se hace una política de defensa cohesionada. Todavía está a tiempo de hacerlo. Nosotros no lo compartimos, sinceramente, porque creo que es una idea vieja, que es la repetición de la propuesta del señor Reagan de la guerra de las galaxias y que no camina en la dirección adecuada para una política de seguridad en el mundo.

Nada queda ya de aquel presidente del “no nos falles”; nadie se acuerda ya de su talante, ni de su eterna voluntad por preguntar al pueblo cualquier decisión del Gobierno. Escudo antimisiles, reforma constitucional… Sólo quedan 45 días para las elecciones. ¡Ánimo, presidente! Todavía está a tiempo de anular las bodas gays. En 8 años no será un héroe, será leyenda.

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “ZP será leyenda”

  1. xosé Says:

    es una pena y duele decirlo pero este ZP ha sido abducido por lo Oscuro, ese lugar que está siempre al fondo, a la derecha.

  2. ermi Says:

    es increible,quien lo iba a decir a este pais no lo reconoce ni la madre que lo pario.¿sera él el culpable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: