Políticos con mando a distancia


Está claro que, cuando el conde de Romanones dijo a los diputados aquello de “ustedes hagan la ley, que yo haré el reglamento”, era porque a principios del siglo XX no existía la televisión. De ser así, quizás el afamado político español, al que sólo le faltó ocupar el puesto de Rey, hubiera preferido meter mano en la ‘caja tonta’, porque es ahí donde se esconde el poder político, y no en las reglas que regatean el espíritu de las leyes.El avance de Internet es innegable y su inmediatez permite que, en muy pocas horas, muchas personas puedan enterarse de la oscura maniobra de los consejeros políticos de RTVE para meter las narices en las escaletas de los telediarios. E incluso, y gracias a la herramienta que suponen las redes sociales, esos internautas pueden agruparse y presionar para que la iniciativa se revoque. Pero no nos equivoquemos. Este ejemplo es un pequeño espejismo en medio de un gran desierto y a Twitter le queda mucho camino por andar, y no serán pocos los que se lo quieran poner difícil.A día de hoy, la televisión sigue mandando en el panorama mediático. Según el CIS, el 67’7% de los españoles siguen sentándose delante de la  pequeña pantalla para informarse, frente al 25,9% que opta por la radio, el 25% que prefiere los periódicos y el pírrico 13,8% que sigue la actualidad por Internet.

De ahí que ciertos dirigentes políticos muestren una querencia especial por aferrarse al mando a distancia de la televisión y hacer comulgar con ruedas de molino a siete de cada 10 ciudadanos. Y, curiosamente, siempre son los que más se llenan la boca con promesas de privatización de las cadenas públicas, como si la cosa no fuera con ellos. Pero va, y mucho.

Un ejemplo es María Dolores de Cospedal, que durante la campaña electoral no dejaba pasar cualquier ocasión para asegurar que quería librarse de la televisión castellano manchega. Pero ha sido llegar a la poltrona y ha olvidado sus promesas de austeridad, por ser ésta una virtud que no casa bien con la necesidad de contratar a amiguetes, como Nacho Villa, o ascender a los churumbeles de los compañeros de partido. Y es que Cospedal ya ha probado las mieles de la manipulación y en su televisión ya se avisa a los periodistas de que será “muy frecuente que se os transmitan enfoques o maneras de empezar o terminar las piezas”.

Aunque a Cospedal todavía le falta mucho recorrido para que el aprendiz supere al maestro y su televisión regional produzca más sonrojo que la de Esperanza Aguirre. No hay semana en que Telemadrid no nos dé un nuevo motivo para hacer zapping. La última es el ascenso a subdirectora de Informativos de María López, hasta ahora jefa de Editores encargada de vender burras tales como que unos violentos con banderas griegas son manifestantes del 15-M a las puertas del Parlament.

La lista de manipulaciones en las cadenas regidas por el PP es casi tan larga como la cantidad de infamias que los populares han vendido sobre TVE. La última la pudimos ver este mismo martes, con el ridículo rayano en la paranoia de Esteban González Pons, acusando al ente de hacer “publividad  subliminal(sic)” a Rubalcaba.

Lo que no pueden tapar en el PP, por muchas cuentas de Twitter y blogs que abran para calumniar, son los hechos. Y los hechos dicen que en esta etapa, los informativos de TVE son los más objetivos que ha habido en toda la democracia y son los premios los que avalan esta afirmación. Cuando era el PP quien gobernaba, las vitrinas de Urdaci sólo acogían condenas.

Artículo publicado en El Plural

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: