Twitteando con mi alcalde

A estas alturas, no descubro nada nuevo si digo que política y redes sociales conforman un cóctel explosivo. De un tiempo a esta parte, cada vez que se acerca una cita electoral, las cuentas de los políticos en Twitter surgen como setas en otoño. Todos quieren dar la imagen de que están ahí, al pie del cañón, al alcance de todos los ciudadanos que quieran comunicarse con ellos a golpe de arroba. Política 2.0 la llaman los que saben poco. 3.0 los que no tienen ni idea.

Dentro de este mundillo político en Twitter hay que diferenciar tres tipos. Están los que delegan la responsabilidad en un equipo electoral, los que optan por un sistema mixto: unas veces escriben mis becarios, otras veces lo hago yo; y los que llevan su propia cuenta.

Dentro del primer grupo podemos encontrar el Twitter del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. Seguir a Rubalcaba en esta red social no ofrece ninguna novedad que no pueda encontrarse en la propia web del PSOE y la comunicación directa con el exministro del Interior es una utopía.

En esta categoría también habría que destacar a Tomás Gómez, líder socialista en Madrid que se quedó mudo en Twitter después de perder las elecciones del 22-M. Bueno, en realidad, fue el día 25 de mayo, cuando pidió perdón por haber estado tres días “ausente”, y así hasta hoy, cuando su silencio ya suma cuatro meses. Lo que demuestra que su interés por estar al alcance de los ciudadanos se circunscribe a cuando estos tienen una papeleta en la mano. Una lástima porque, ahora que ya tiene silla en la Asamblea de Madrid, podría compartir con nosotros muchas anécdotas.

En el sistema mixto encontraríamos a Mariano Rajoy, candidato del PP a La Moncloa. En algunas ocasiones, es el propio Rajoy quien escribe en su cuenta de Twitter, algo que se deduce cuando aparece la firma MR al final de sus tuits. En la mayoría de ocasiones es su equipo de campaña quien se encarga de gestionar su perfil.

Tanto en un caso como en el otro,  @marianorajoy siempre está dispuesto a ofrecernos situaciones chanantes. Bien sea a bordo de un avión con Santiago Segura y el hijo de Julio Iglesias que ponía condones en botellas de gaseosa, o gracias a su equipo, que también ejerce de contestador automático enviando saludos a los de Forocoches o nos brinda tuits tan desasosegantes como este: @MartaAlways mmm… nos pones en un compromiso. Queremos responderte y no podemos ni debemos debatir con menores.

Finalmente, llegamos al último grupo, donde encontramos a David Pérez, flamante alcalde de Alcorcón. Pérez es joven, extrovertido y tiene un pelazo (todo sea dicho), cualidades que le dan la seguridad suficiente para gestionar su propia cuenta de Twitter. Desde allí, no contento con usar la página web municipal (que es de todos), se dedica noche y día a acusar a la anterior corporación de todo lo posible, faltándole únicamente culpar a Enrique Cascallana de no haber cambiado el rollo de papel higiénico en su despacho.

Ayer, David Pérez pasó desde la una de la tarde hasta medianoche enganchado a Twitter. Y además, empleaba su tiempo en enviar mensajes como estos a sus vecinos: “qué dices de excusas? No las necesito, gobierno cada día aunque os pese”, “hay que ver la poca gente que moviliza el @psoealcorcon es que hasta me preocupa”, “qué mal te ha sentado el batacazo de tu partido, no?”, “Te refieres a los socialista que he sacado del Ayuntamiento?” o “no te entiendo, intenta escribir en castellano para que pueda responderte”.

Puedo dejar pasar su aversión a la ortografía, pero ayer no pude aguantar el estar pagándole un sueldo (estoy censado en Alcorcón) para que esté troleando en Internet en lugar de estar trabajando. Y se lo hice saber. Pensaba que no me haría caso, ya que en periodo electoral ignoraba mis preguntas sobre su programa de gobierno para la ciudad. Pero no fue así.

Pérez me replicó que se había metido “a la hora de la siesta” y que si me molestaba que hablase con la gente.  No quise recordarle que en su contrato no se incluye “la hora de la siesta”, ni que, en cualquier caso, en Alcorcón semejante descanso durase unas 11 horas. Pero sí le dejé claro que me molestaba que no mostrase en Internet la educación que conlleva su cargo.

Después de que sus fans me llamasen “jacobino” y le alentasen a no dejarme “ablarle” así, Pérez me exigió que condenase que le hubieran llamado “fascista”. Puesto que no sabía a qué se refería, me apresuré a buscarlo en Internet, no sin antes dejarle claro que no quería que me tutease, ya que yo a él sí le estaba tratando de usted, ya que lo cortés no quita lo valiente.

Durante este intervalo, David Pérez usó el usted conmigo, no sin antes meterse con la “izquierda exquisita”, me recomendó un libro de idéntico título del periodista Tom Wolfe y aseguró a sus acólitos que yo era un “ex cargo” del PSOE al que él había dejado en paro y que no encontraba trabajo ni el Ayuntamiento socialista de Fuenlabrada.

Pero vayamos al vídeo en cuestión. En él, se puede ver al alcalde de Alcorcón presidiendo un pleno con sus habituales modales de callejón de barrio. Entonces, en un enfrentamiento verbal con la portavoz socialista, Natalia de Andrés, éste se burla de ella, diciéndole que esto “no es un mitin del PSOE” porque “aquí hay mucha más gente que en los mítines del PSOE”.

De Andrés le replica diciéndole que él no está en un mitin de Falange y, como para David Pérez los chascarrillos no son 2.0, es decir, sólo viajan en una dirección, la suya, opta por expulsar a la representante de la oposición y llamar a la Policía para identificar a quienes entre el público denunciaban vivir en “una dictadura”. Antes de irse, De Andrés llama “fascistas” a los concejales del PP que le reían la gracia al alcalde.

Si esto es lo que quiere David Pérez que condene, lo hago sin paliativos. Nadie debería llamar fascista a un representante electo por sus vecinos. Pero dicho lo uno, también comentemos lo otro. Nadie debería comportarse como tal en un Pleno municipal. Ningún alcalde debería comportarse como un matón de patio de colegio. Y, ya que el señor Pérez se dedica a hacerme recomendaciones sobre Periodismo de su época de estudiante, yo le voy brindar otra: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Es de Spiderman. Se la regalo.

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “Twitteando con mi alcalde”

  1. dolmonamor Says:

    Querido Marcos: Estamos viendo estas ‘cossiellas’ como un simple aperitivo. Después del 20-N tras los aperitivos, que se hincharán, habrá almuerzos pantagruélicos y cenas hasta el amanecer.
    España se va a pique. Todo lo que el sr. Rajoy lee (porque no improvisa nada) referido al mantenimiento del Bienestar Social sabemos que es una absoluta mentira. Nos esperan momentos difíciles no solo en lo económico sino también en lo que respecta a nuestra íntima libertad.
    El asuntillo del Consejo de Admón. de RTVE es para morirse. Y sobre todo por la implicación directa del PSOE y la indecente ‘explicación’ de Pepe Blanco.
    Ahora han pactado ya la presidencia y vicepresidencia (PP-PSOE) de la FEMP. Y seguirá…
    Para aquellos que seguimos luchando por una sociedad más justa este desengaño es una especie de traición que hace demasiada ‘pupa’.

    Un abrazo, bonico mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: