Bin Laden era del Real Madrid

Hace ya una semana que Osama Bin Laden duerme con los peces, como le pasaba a los soplones de la Mafia. Durante esta semana, hemos sabido que el hombre más buscado primero murió en un tiroteo porque se resistió; luego se resistió pero sin armas (¿escupió a los soldados? ¿les hizo un corte de mangas?); después, es que intentó coger un AK-47 (¿qué otra arma iba a utilizar un terrorista en una operación tan peliculera como ésta?). Además, Obama estuvo a punto de enseñar la fotografía del cadáver, pero luego se echó atrás, porque eso está muy feo y “nosotros no somos así”. En fin, un lío…

La prensa ha conseguido estar más de tres días atenta al mismo tema y se ha esmerado mucho para no dejar pasar ni una sola “declaración oficial” que repetir. “Obama dice que Pakistán debió ser cómplice de Bin Laden”… “Pakistán dice que ellos no sabían nada, que ese día no estuvieron”… “Bin Laden dice que le pasen unos manguitos, que en el desierto no pudo aprender a nadar”…

Pero los ciudadanos tienen muchos problemas como para estar preocupándose de si EEUU se pasa la legalidad internacional por el Arco del Triunfo. O de si Obama nos la coló cuando decía que su modelo era Abraham Lincoln, porque en realidad se inspiró en la primera temporada de 24, cuando el presidente era negro y Jack Bauer repartía estopa en la sala de interrogatorios a moros con bigote.

Jack Bauer y Obama

Jack Bauer y Obama

Ahora lo que interesa es la información más digerible, la divertida. Por ejemplo, prima saber que Osama Bin Laden en su juventud parecía más un lector de La Gaceta que un muyahidin al uso. Llevaba un Rolex de oro, se limpiaba los dientes con un palillo, se echó una novia de Valladolid y era (y fue hasta el último día) hincha del Real Madrid. Al menos, así lo cuenta la revista Tiempo.

Cansado de todo este humo, hoy decidí buscar Periodismo con mayúsculas (no confundir con escribir con mayúsculas en Twitter). Quizás fuera un poco tarde, pero acudí a Robert Fisk. Le encontré en Página/12, traducido del original de The Independent. Fisk escribe sobre lo que le da la gana, pero siempre sobre lo que debe. Cuando el Museo del Cairo casi arde durante las revueltas, Fisk estaba allí. Una semana después, mientras los reporteros conectaban  con sus telediarios desde la frontera de Libia porque no podían entrar, Fisk llevaba ya tiempo en Trípoli.

Robert Fisk

Robert Fisk

Antes del 2001, Robert Fisk se entrevistó varias veces con Osama Bin Laden. Y después de los atentados, consiguió hacerle una entrevista surrealista. Su historia está resumida en este fantástico artículo que explica muchas cosas interesantes sobre cómo vivía el hombre más buscado, pero también despeja muchas dudas sobre lo que pasó hace una semana:

Un juicio hubiera preocupado a más gente que a Bin Laden. Después de todo, él hubiera podido hablar sobre sus contactos con la CIA durante la ocupación soviética de Afganistán, o sobre sus reuniones íntimas en Islamabad con el príncipe Turki, el jefe de inteligencia de Arabia Saudita. De la misma manera en que Saddam –que fue juzgado por la muerte de apenas 153 personas en lugar de los miles de kurdos que murieron en cámaras de gas– fue ahorcado antes de tener la oportunidad de hablarnos sobre los componentes de gas que venían de Estados Unidos, su amistad con Donald Rumsfeld y la asistencia militar estadounidense que había recibido cuando invadió Irán en 1980.

El artículo es del jueves, pero Fisk también escribe un dato que aclara la coña marinera de hoy sobre si Pakistán sabía o no sabía acerca del paradero de Bin Laden.

Apenas hace un año busqué una entrevista con otro de los “hombres más buscados” –el líder del grupo que se supone era responsable de las masacres de Mumbai–. Lo encontré en la ciudad paquistaní de Lahore, custodiado por policías uniformados paquistaníes portando ametralladoras.

El qué, el cuándo, el dónde, el quién, el cómo y sobre todo el por qué de la muerte de Bin Laden sólo nos los darán el periodismo de verdad. No lo hará Obama desde su púlpito de la Casa Blanca. No puedo obligarles a leer a Robert Fisk, pero sí asegurarles que sabrán más si le leen.

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “Bin Laden era del Real Madrid”

  1. María Dolores Amorós Montaner Says:

    Lo cierto es, Marcos, que si bien compartí el entusiasmo por Obama cuando salió como presidente de EEUU, y lo he defendido, desde mi intrascendente posición, de los muchos ataques que el Partido Republicano y algunos de su propio Partido Demócrata, por los avances que en materia social (sanidad) intentaba institucionalizar, ahora con las contradicciones y la forma de “apresar bajo las aguas” a Ben Laden, se me ha desmontado por completo.

    Parece ser que Estados Unidos es el de siempre.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: