El proletario que volaba

No tendría más de cinco años la primera vez que fui al cine. Fue en los cines Estoril de Alcorcón, uno de esos viejos cines con una sala que por entonces aún existían. Mi madre me llevó con otros compañeros del cole a ver Hook, la versión de Peter Pan dirigida por Steven Spielberg.

De toda la película, guardo un especial recuerdo de la importancia que se le daba a la imaginación. A través de ella podías volar, pero también comer manjares increíbles. Me refiero a esa simpática escena en la que Peter Pan se reúne en torno a una mesa con los niños perdidos. Robin Williams alucina ante el sinfín de platos vacíos mientras los chavales fingen estar comiendo a dos carrillos. No es hasta que Peter decide echar a volar la imaginación que el aire se transfigura delante de sus narices en pollos asados, patatas, mazorcas de maíz y un potingue a mitad de camino entre la pintura y la plastilina.

A un día de la huelga general, esa escena vuelve a mi mente como una simplificación de la sociedad en la que vivimos hoy. No existen las clases. Pero, sobre todo, no existe la clase obrera, ni la clase baja. Y todo este proceso no es otra cosa que el fruto de dejar volar nuestra imaginación.

A Robin Williams le cuesta lo suyo llegar a soñar que tiene lo que no existe. A nosotros nos han echado un cable los bancos con sus créditos descontrolados. “¿Quieres comprarte una casa por 100.000? No te preocupes, nosotros te damos 150.000. Así te compras un coche o remodelas la cocina. No te preocupes, ya nos lo devolverás.” Cómo dicen en la película Concursante: ¿Problema? No hay problema”.

Ahora, en el siglo XXI, los españolitos sentimos repugnancia por eso que llaman “clase obrera”. “¿Yo, clase obrera? Tú flipas, chaval. Tengo un móvil táctil, una Playstation 3 y en vacaciones me voy a Londres con Ryanair”. Vivimos en la ilusión del consumo, creyendo que éste es sinónimo de felicidad. Creemos que nuestros 1.000 euros de sueldo nos alejan de esos desfasados marxistas. Las rebajas en el Corte Inglés nos diferencian de los anacrónicos puños en alto.

Mañana, por Manel Fontedevilla

Mañana, por Manel Fontedevilla

Y mientras, a ti, egocéntrico hombre de clase media, te la meten doblada. Con la nueva reforma laboral, esa contra la que se protesta mañana y que ha hecho un gobierno de izquierdas:

–          Se amplía el número de razones por las que te pueden despedir.

–          Los tribunales tendrán las manos más atadas aún para defenderte como trabajador.

–          Cobrarás menos por un despido objetivo y la empresa tiene que avisarte con menos días.

–          Será más fácil echarte a la calle que cambiarte el horario o las jornadas.

–          Tu empresa podrá pasarse por el forro lo que se haya acordado en los convenios colectivos y ponerte un salario por debajo de lo establecido en el sector. (Cláusula Esperanza Aguirre)

Y sí. Se abarata el despido. Porque se te pagarán 25 días por año trabajado en vez de 45. Los 20 que hay de diferencia… los pagas tú con tus impuestos.

Si todo esto no te parece suficiente para parar mañana de trabajar y acudir a la huelga general, puedes seguir soñando. Deja volar tu imaginación para que aparezcan ante ti iPhones, Blackberrys y televisiones de plasma. Seguirás siendo igual de miserable y de proletario, sí, pero, a base de imaginar, Peter Pan acabó volando.

Minutos musicales

El vals del obrero, de Ska-P, es uno de los mejores discos de la historia musical de España. El grupo compuso un álbum con el que ya se pueden echar a dormir. 14 años después, sus letras siguen estando igual de vigentes. Incluso aciertan hasta con las cifras de parados. (“Tío, vaya suerte, hayo yo el cuarto millón”). Mañana no habrá blog, pero espero que el jueves no tengamos que decir aquello de “Vaya decepción/ a la manifestación / solamente han ido los antidisturbios“.

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “El proletario que volaba”

  1. El día de la marmota Says:

    […] El Proletario que volaba […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: