Gaviotas mensajeras


¡OJO! Artículo para El Plural

Las gaviotas mensajeras han alzado el vuelo y propagan por las cuatro esquinas de España la buena nueva: el Partido Popular ya no es el Partido de los Trabajadores. El chiste ha durado poco más de un mes, desde aquel 13 de junio en que María Dolores de Cospedal, enfundada en un palestino, proclamara la faceta proletaria-marxista de su partido. Más tiempo es el que ha durado el juego del escondite al que ha sometido el PP a los ciudadanos, manteniendo ocultas sus propuestas. Finalmente, el lobo ha enseñado la patita por debajo de la puerta y ya no quedaba ni rastro de la harina que lo transmutó en cordero.

El PP propone cambiar el Estatuto de los Trabajadores (esos a los que iban a defender) para eliminar el derecho de huelga. Esto es lo que se desprende de una de sus enmiendas a la reforma laboral. Los populares sugieren limitar este derecho cuando las protestas “tengan por objeto alterar, durante su vigencia, lo pactado en un convenio colectivo”.

O sea, que si se está negociando un nuevo convenio, los trabajadores no podrían presionar con una huelga si todavía hay un convenio vigente. En la práctica, supone la prohibición del derecho de huelga y, según los propios sindicatos, es una idea preconstitucional, es decir, “de la época de la dictadura”.

El destape del PP tuvo lugar ayer, pero eso no significa que no hubiera gente que supiera lo que se escondía detrás de la careta. Seguro que una idea tenían Gerardo Díaz Ferrán y la patronal que dirige, que decidieron abandonar el baile de máscaras una semana antes que el PP, cuando enviaron un documento al presidente del Gobierno pidiéndole unas medidas entre las que sólo faltaba la recuperación de los latigazos para los obreros.

Sin embargo, quedan algunos sectores cercanos al PP a los que les costó un poco enterarse de qué iba la fiesta y les pilló con un pie cambiado. Es el caso del periódico de La Razón, más marianista que el propio Rajoy.

Después de que los populares culparan al ministro de Fomento de todos los males que están causando los controladores aéreos, el miércoles, el diario de Planeta rompía una lanza a favor de los huelguistas encubiertos. En un suelto, La Razón aseguraba que “es necesario subrayar que únicamente el diálogo traerá la solución” al conflicto, y no “medidas de excepción” como dar el control a militares. Por lo visto, el editorialista tenía el día sindicalista.

El jueves, o sea, ayer, quién te ha visto y quién te ve. Doble página para inmensas fotografías con largas colas en el Prat y un título: “Los controladores pierden el norte y los nervios”. En el mismo espacio donde ayer se hablaba de diálogo, el editorial hablaba de “Premeditación alevosa de los controladores”. “Habrá que depurar responsabilidades por los daños colaterales provocados por una casta de controladores que ha perdido el norte”, concluía La Razón.

Todo esto, sólo unas horas antes de que se certificase la muerte del Partido de los Trabajadores, para resucitar el tradicional derechismo del PP. Por lo visto, al director de La Razón le visitaron las gaviotas mensajeras para decirle que the party (sindicalista) is over. Ahora toca lo de siempre.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: