El tocaculos

No sé si me equivoco, pero creo que ya no se juega al tocaculos. Para el que no lo conozca, el tocaculos es, como la natación, el deporte más completo. Recuerdo que en 5º y 6º de EGB causó furor en mi colegio. Consistía en una guerra entre chicos y chicas de once y doce años que se perseguían para tocarse el culo. Apenas había reglas, más allá de estar prohibido tocar otra cosa que no fuera el culo. Además, era un juego que fomentaba la Igualdad sin que lo supiéramos: unas veces, nosotros le tocábamos el culo a ellas; las otras, ellas a nosotros.

Por la misma época, al colegio venían unos tipos a darnos clases de sexualidad. No recuerdo si eran de una ONG, del Ayuntamiento o del Ministerio. Jamás nadie nos explicó quién les enviaba.

Tampoco nosotros lo preguntamos nunca. Se trataba del día más divertido del curso. El festival comenzaba con una divertida serie de diapositivas con penes partidos por la mitad y dibujos de una cosa que se empeñaban en llamar vulva. Al final de la clase, las risas continuaban con el concurso de lanzamiento de tampón mojado en techo y las pruebas de hinchamiento de condón.

A pesar de las tonterías, estoy seguro de que la mayoría de mis compañeros de clase se acordaron en su primera vez de que tenían que ponerse un preservativo. Y no sólo de eso. Sino de muchos de los consejos que nos dieron en aquellas charlas.

Era 1998 y gobernaba el Partido Popular. No existía Internet ni Hazte Oír. Nadie acusaba al ministro de Sanidad de “perversión de menores”. Nadie se cebaba con una consejera extremeña por una guía que habla de masturbación. Nadie se preocupaba porque las criaturas de 11 y 12 años pasasen la media hora del recreo magreándose las posaderas. Como mucho, preocupaba el que no lo hacía. Y por supuesto nadie llamaba en un programa de televisión “guarra, puerca, zorra repugnante, que fabrica degenerados” a una consejera de Sanidad, mientras el moderador le ríe las gracias.

Sería utópico esperar que a Eduardo García Serrano le quitasen su programa Buenos días España en la radio de la falange, Radio Inter, y recientemente adquirida por Intereconomía. O que no volviesen a invitarle a El Gato al Agua. Me conformaría con que le multasen y le quitasen la tarjeta del Carrefour. Pero quizás hasta eso sea utópico.

Etiquetas: , , , ,

4 comentarios to “El tocaculos”

  1. mohorte Says:

    Lo más probable es que a Eduardo García Serrano, un español de los de toda la vida, con su traje, sus patillas macarras, su peinado hacia atrás de mafioso, su vocabulario castizo, su expresión violenta y transcendente, como si de lo que hablara fuera lo más relevante de la historia, lo más probable, decía, es que le encante que su mujer o la puta del Bagdad le haga una felación y todo tipo de guarrerías sexuales.

    Ante eso no objeta nada, porque en su manual del buen cristiano debe estar permitido. O porque es un amoral y un hipócrita. Pero, eso sí, que dos adolescentes se adentren en el sexo con seguridad o que se den dos besitos mal dados le parece una barbaridad.

  2. Raúl M. Says:

    Magistral explicación.

  3. xose manoel Says:

    Eres muy bueno, Marcos, es un placer leerte. Sabes enfocar las cosas de manera que todo se entienda mejor. Coincido con Raúl: Magistral explicación.
    ¡Enhorabuena.!

  4. Oriental Germensildo Says:

    Bravo! Me has echo recordar cosas bonitas de mi infancia y la suerte que hemos tenido con la educacion que recibimos, saludable y normal.

    El que se escandaliza es un reprimido, inquisidor o perturbado que no ha sabido expresar con naturalidad lo que siente.

    Que vuelva el tocaculos!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: