Mi conciencia salió a por tabaco…

Ya sé que sois cuatro gatos los que os paseáis por aquí. Pero el sólo hecho de haber hecho clic alguna vez en este blog merece pedir disculpas por mi bajón en la ración de chorradas. Estoy atareadísimo trabajando en un proyecto: tanto que he malbiengastado una semana de vacaciones para dedicarle tiempo. Sin embargo, he conseguido escapar a hurtadillas y escribo fugazmente estas líneas, ahora mi conciencia ha salido a comprar tabaco.

En cualquier caso, estoy siendo muy bien cuidado y mi vida no corre peligro, todo lo contrario.

Como propina por seguir aguantando mis chapas, dejo un par de imágenes que he visto (sin querer) estos días:

– Si Rajoy, como todo parece indicar, llega a ser presidente del Gobierno, existe un almacen lleno de fotos suyas ridículas. Pero creo que la que más Powerpoint de funcionarios llenará, será esta:

Mariano Rajoy de caracolada con los colegas

Rajoy, junto a Sánchez Camacho, en el 'Aplec del caragol'- HERMINIA SIRVENT / EL PAÍS

(No, no son sus ojos. Son unas gafas de coña)

-Artículo 1.33 del Libro de estilo de El País: “Las fotografías con imágenes desagradables sólo se publicarán cuando añadan información”.

Por lo visto, los españoles ya somos tan tontos que no somos capaces de entender esta frase: “Después del primer muletazo se tropezó con los cuartos traseros del toro, se cayó y, cuando se estaba levantando instintivamente, el toro le infirió una cornada en la barbilla que le atravesó la boca”. Así que lo mejor era abrir la portada del viernes con la imagen del cuerno saliendo por la boca del torero.

El diestro Julio Aparicio recibe la cornada en la boca en el primer toro de su lote en Las Ventas. CRISTÓBAL MANUEL / EL PAIS

El diestro Julio Aparicio recibe la cornada en la boca en el primer toro de su lote en Las Ventas. CRISTÓBAL MANUEL / EL PAIS

– Pues eso:

Maquiavélico / Vergara

Anuncios

Una respuesta to “Mi conciencia salió a por tabaco…”

  1. Manuela Says:

    Sí, es un poco como aquella peli que nos pusieron en clase con la escena de la violación que duraba veinte minutos: por si a los treinta segundos de violencia no te has dado cuenta de que la está violando.

    Y lo de Rajoy, pues mira, quizás al fin haya encontrado su sitio.

    Sigue publicando, aunque sea de cuando en cuando. Te leemos.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: