Matas el mago

Jaume Potter

Jaume Potter

Un grano no hace granero, dice el refrán. Es decir, que un delincuente rumano te robe la cartera en un vagón del Metro atestado no significa que todos los rumanos sean unos delincuentes. Que en el Partido Popular sus miembros se dediquen a saquear nuestros dineros a dos manos no quiere decir que no haya algún pepero honesto.

Veamos un ejemplo: Jaume Matas, ex ministro de José María Aznar y quien parece habérselo llevado más que crudo durante su presidencia de las Islas Baleares. El juez le ha impuesto una fianza de 3 millones de euros, aunque le ha sugerido que dé gracias porque la acusación no haya pedido más dinero, que razones no faltaban.

Matas es, desde luego, un portento de los milagros. Casi un mago. Él y su esposa, en cinco años, sólo sacaron 500 euros del banco. En 2006 y 2007, Matas sobrevivió con sólo 50 céntimos al día. El tío, con sólo 84.000 euros al año de sueldo consiguió comprarse un palacete de 2’5 millones de euros y le sobró para una casa en la playa y un apartamento en el barrio de Salamanca.

Pero claro, Matas no podía vivir en un palacio desangelado. Por eso se encargó de rellenarlo a base de bien. En sus baños colocó escobillas de wáter de 375 euros. El armario, con 100 bolsos de firma, 150 trajes y medio centenar de zapatos. Por la casa repartió hasta 8 televisores de alta gama. Sólo el del salón costaba 6.000 euros. En cuatro meses, su mujer gastó 66.000 euros en relojes de marca Rolex o Cartier. Todos pagados en metálico y sin factura. En su bodega colocó 500 botellas de vino. 50 de ellas del carísimo Vega Sicilia. Además, la esposa se gastó en una tarde 106.248 euros en cortinas, telas, felpudos de coco… Casi todo el patrimonio que el pobre Matas tenía ahorrado cuando entró a trabajar como presidente balear.

Jaume Matas visto por Los Calvitos

Pues bien, aparte de todo esto y mucha mierda más, que presuntamente hemos pagado entre todos con nuestro dinero, la semana pasada nos enteramos de que el Partido Popular estuvo durante un año pagando 5.000 euros al mes a Jaume Matas.

Según los peperos, por boca de su número tres, Javier Arenas, es un sueldo que en ocasiones se paga a militantes después de abandonar un cargo importante, como le pasó a Matas cuando los ciudadanos baleares le dieron una patada en el culo. Supuestamente, según el PP, se les paga mientras buscan un nuevo empleo, no vaya a ser que vivan en la indigencia…

Pero resulta que, a los pocos meses de dejar el cargo y tras haber huido (quién sabe por qué) a Estados Unidos, Jaume Matas ya tenía un puesto en Pricewaterhouse Coopers. Y a no ser que la esclavitud haya vuelto y yo no me haya enterado, es de suponer que a Matas le pagarían por su curro. Da igual. El PP siguió abonando religiosamente 5.000 euros al mes durante casi 8 meses.

Resulta que el dinero del PP es también mío. Mío y de sus militantes. Los partidos se nutren de a) el dinero de todos que les da el Estado por conseguir X votos y representantes públicos b) de las cuotas de sus militantes y c) donaciones privadas, hasta un límite. Luego está lo que consigan robar sin que les pillemos, pero que también es nuestro.

Pues, evidentemente, no sólo hay chorizos en el PP. Dentro del partido existe una facción llamada “Democracia y Libertad” que no se cansan de denunciar las rapiñerías de los corruptos que ocupan la cúpula de Génova. Y al menos ellos han tenido la decencia de preguntar al sinvergüenza de Javier Arenas que por qué le parece “bien” que su partido pague esos sueldazos a gentuza como Matas.

“Todos los parados españoles quisieran tener un sueldo de 5.000 euros al mes”, lamentaron los integrantes de Democracia y Libertad en el PP en un comunicado, en el que ironizaron asegurando que “el ‘pobre’ Jaume Matas se había quedado en la indigencia más absoluta” y “no había más remedio que socorrerlo” porque “se había quedo sin sueldo para poder comer”.

¿Cuándo se decidió?
Además, estos militantes exigieron conocer “en qué comité ejecutivo o junta directiva se aprobó ese sueldazo extra para el señor Matas”. “Queremos saber cuándo Javier Arenas se ha reunido con otros líderes del PP nacional para acordar el sueldo de 5.000 eurazos de Jaume Matas”, insistieron.

“Dar cuentas de hasta el último euro”
“La junta de gobierno de cualquier comunidad de vecinos, tiene que dar cuentas de hasta el último euro. Pero en nuestro partido parece ser que no”, lamentaron los militantes críticos, que recordaron que “el 90 por ciento de los concejales de pequeños municipios tienen que pagar de su propio bolsillo casi todos los gastos por su dedicación al partido”, y que “miles de militantes dan gratis total su tiempo libre al partido, sobre todo en las campañas electorales”.

Les deseo, de corazón, toda la suerte del mundo. Quizás consigan un día que el Partido Popular no sea la cueva de Alí Babá para que, los que tenemos ganas, podamos discutir con ellos sobre ideas. Sin antifaces de por medio.

Hasta que llegue ese momento, os recuerdo que a partir de media noche se levanta el secreto de sumario del caso Gürtel. 44.000 páginas de una fantástica novela negra llena de ladrones, buitres, chorizos, grabaciones judiciales y mucha, mucha pastuqui…

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: