TDT: tontos del todo

Miguel Sebastián da la bienvenida a la basura digital

Miguel Sebastián da la bienvenida a la basura digital

Ya está. Se acabó. Después de un mes viendo aparecer al cartelito apocalíptico, en mi casa ayer se produjo el ansiado apagón analógico. Ahora sólo quedamos Canal 7 y yo. Hasta ayer, ninguno movimos un solo dedo para ir a comprar el decodificador. Y dudo mucho que lo hagamos. Antes, apenas encendíamos el cacharro. Ahora, gracias a la Playstation 3 y a Internet, podremos ver El Intermedio, Buenafuente o Salvados cuando y como queramos.

Coincido plenamente con Isaac Rosa, hoy en Público:

Ya que se apaga, aprovechen para no encenderla más. Se puede vivir sin tele, se lo aseguro. Ganas tiempo y tranquilidad, y a cambio no te pierdes nada. Si hay algo que de verdad te interesa, siempre lo puedes ver en Internet, en el bar o en casa de un amigo. De todo te acabas enterando, pues es el medio dominante, está por todas partes, en los periódicos, la radio y por supuesto la calle.

Si alguien sigue mínimamente (Dios no lo quiera) este blog, sabrá de mi aversión a la televisión. Y claro, cómo dice Rosa, alguien podrá alegar:

“Si no tienes televisor, de qué te quejas, déjanos en paz que disfrutemos con la TDT. Vale, pero a mí también me toca pagar”.

¿Que por qué me toca pagar? Pues, por ejemplo, por esto. Actualmente, la TDT llega al 96% del territorio español. Para conseguir el reto de extenderla al 98’5% (un 2’5% más), el Gobierno va a gastar 1.000 millones de euros de mis impuestos en diez años. Dinero que se embolsarán La Caixa y la ACS de Florentino Pérez por montar el tenderete.

Choca que, en plena crisis, el Gobierno quiera ahorrar, de aquí al 2013, 40.000 millones de euros. Para ello, ha exigido a Comunidades Autónomas que busquen la manera de recortarse 10.000 millones. Un tajo que, según algunas comunidades, afectará a asistencias sociales. Es decir, menos recursos para los más necesitados (parados, jubilados, dependientes…). Pero que no cunda el pánico porque no nos faltará televisión.

Pero claro, el derroche en TDT no lo va a criticar nadie. Ni siquiera los medios a los que más asquea el Gobierno. Porque El Mundo tiene muchas conspiraciones que vender en VEO TV; ABC, mucha bilis para NET TV; La Gaceta, vómito de sobra para Intereconomía, y la COPE, muchos beatos a los que entretener desde Popular TV.

Frente a esto, uno puede creer que, al menos, siempre nos quedarán las televisiones públicas. No nos pueden defraudar esos entes en manos de unos gobiernos responsables, que velan por que en nuestras pantallas se ofrezca un servicio público de calidad, acorde a unos criterios éticos. Es decir, que den una información veraz, una educación útil y un entretenimiento sano… ¡Ingenuos!

Sólo daré dos ejemplos. Cada uno de una cadena pública dependiente de gobiernos de diferente ideología, para que no se me pueda tachar de sectario.

El pasado domingo, Telemadrid emitió un reportaje sobre la Virgen de El Escorial, en el programa 30 Minutos. La asociación de víctimas de este evidente timo intentó que los tribunales frenaran la emisión, después de que los periodistas les ignorasen e impidiesen dar su versión. El juez pidió la cinta, pero al final la patraña informativa salió en antena. Puede verse aquí.

Veo en el fantástico blog de Javier Pérez Albéniz que Andalucía Directo, el respectivo clon de Canal Sur, han malgastado más de dos segundos en informar sobre las pulseritas mágicas Power Balance. Se trata de la versión moderna de ese hierro con dos bolitas que llevaba mi abuela en la muñeca y que supuestamente falsamente mejoraban la circulación. No hay palabras para definir esta patraña, como no las hay para calificar que una televisión pública engañe así a los ciudadanos. No os perdáis el minuto 1, en el que una señora es capaz de tocarse las puntas de los pies sólo con tocar el cacharrito.

Si la televisión pública funciona así, qué podemos esperar de la privada. A fin de cuentas, las cadenas usan un espacio que nos pertenece a todo y tienen la obligación de cumplir un servicio público, bajo amenaza de retirarles la licencia para emitir. Y si alguien puede demostrarme los beneficios para la ciudadanía que reportan Sálvame, Generación Ni-Ni, Hombres y Mujeres y Viceversa, Noticias Antena 3 o Deportes Cuatro le invito a un jamón.

En Venezuela, Hugo Chávez no prorroga la licencia a un canal de televisión, como es su derecho, y es un dictador, un caudillo y un gorila rojo. Aquí, el lumbreras de Zapatero acaba de renovar su licencia a Telecinco, Antena 3 y Sogecable. Lo ha hecho en un Consejo de Ministros, como un mero trámite, sin publicidad ni un mínimo debate público. No será un dictador, pero nos acaba de condenar a otros 20 años de basura, miseria, detritus y vómito.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios to “TDT: tontos del todo”

  1. Manulillo Says:

    Muy buen post. Muy de acuerdo con todo. Enhorabuena.

  2. xatevexo Says:

    comparto criterios ¡Felicidades!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: