Superneira

Jesús Neira, genuflexo ante la lideresa

Jesús Neira, genuflexo ante la lideresa

A principios del verano de 2009, El Plural empezó a hacer un seguimiento de Jesús Neira. El personaje en cuestión era considerado un héroe por su supuesta intervención en defensa de una mujer maltratada y la posterior agresión que, unida a una negligencia de la sanidad madrileña, le llevó al coma.

Las críticas del periódico contra Neira no sentaron bien en muchos medios de comunicación. Mientras que los progresistas guardaban un silencio sepulcral, los conservadores cargaron contra nosotros por atacar a ese paladín de las mujeres.

Pero fue el rechazo de muchos de nuestros lectores lo que empezó a preocuparnos y me llevó, una calurosa tarde, junto a otro compañero, al despacho del director. Teníamos serias dudas acerca de la lupa que estábamos poniendo sobre Jesús Neira y su ideología, y así queríamos hacérselo saber al responsable último. ¿Estábamos criticando a una persona sólo por su ideología? ¿No sería perjudicial tanto reproche a una persona con tan buena imagen social?

La reunión se alargó durante una hora y media y tanto mi compañero como yo salimos convencidos de que estábamos en la buena dirección. Los argumentos del director nos habían convencido. Evidentemente, no sólo contaba que Neira fuera un personaje mediático, sino que Esperanza Aguirre le había concedido identidad política al regalarle, en uno de sus gestos más populistas (y tiene muchos) la presidencia del Consejo Asesor del Observatorio contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid.

Dado que el sueldo del señor Neira sale de mi bolsillo, no estaría de más saber cuál es su pensamiento político. Si a eso se le suma que Neira decidió, por iniciativa propia, ilustrarnos con su ideología reaccionaria en televisión, las informaciones sobre su persona estaban más que justificadas.

Durante un tiempo, la caverna mediática que conforman Intereconomía, Telemadrid y otros medios de desinformación nos insultaron y vilipendiaron, al tiempo que le concedían cada vez más y más minutos de sus tertulias al señor Neira.

Desde esos debates chabacanos, Neira llamó “antidemócratico de mierda” a Zapatero, “fantoche” a Montilla, “pelele” a Obama, se burló de los “100 kilos” que pesan las hijas del presidente del Gobierno… al tiempo que descubríamos los artículos sobre política que escribía en la revista del Valle de los Caídos cuando era un don nadie. Ahora, su fama le permite escribir libros en los que pide la ilegalización de los partidos socialistas y arremete contra la democracia. Los mismos argumentos que ya descubrimos nosotros, pero con la diferencia de que ahora se pueden encontrar en la librería de El Corte Inglés.

Todo esto lo escribo ahora porque a Neira se le ha quitado la careta. Las televisiones, más o menos progresistas, siguen sus andanzas y se le puede ver en pantalla asegurando que siente “asco y vergüenza” de vivir en España, o anunciando que va suministrarse un arma de fuego.

CNN+, al que se le supone rigor y seriedad, utiliza en sus informaciones los vídeos de Youtube con las intervenciones de Neira que tanto trabajo me costaron elaborar. Y el siempre certero Juan Carlos Escudier escribe hoy en <i>Público</i> un fantástico artículo sobre nuestro héroe en el que repasa sus bravuconadas. Bravuconadas que, en un 90%, contó El Plural en exclusiva.

Salvo para algunos medios de la derecha que lo tienen en antena y para el PP, que lo tiene en nómina, Neira ha ido perdiendo simpatías a medida que ha ido desgranando su pensamiento político, un ideario abierto que incluye llamar “fantoche” a Montilla, “caradura” a Bono o “antidemocrático de mierda” a Zapatero. Sostiene ahora el profesor que alguien rebusca en su pasado para averiguar si dio mala vida a su primera esposa, y hundir así su heroica reputación ante el juicio donde ha de vérselas con Puerta.

Ahora todos se suben al carro. Cuando la sociedad empieza ya a entender quién es Jesús Neira y no hay riesgo de que los lectores se sientan ofendidos por lo que en realidad siempre fue verdad. Y por supuesto, ninguno de ellos reconocerá que, antes que nadie, El Plural estuvo allí.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: