RSH Sevilla

La NASA reculta a sus mejores hombres en RSH

Enrique era un buen hombre. A pesar de los arrechuchos y avisos que le mandaba el corazón, día tras día seguía sentándose dentro de su pecera de cristal. Llevaba más de 20 años poniendo buena cara a grupos de adolescentes hormonados y revolucionados. En ocasiones, de vez en cuando, alguno de esos jóvenes reparaba en su presencia. Y entonces, Enrique le contaba gustoso sus batallitas como conserje de la Residencia San Hermenegildo (RSH), en Sevilla.

El año pasado tuve la oportunidad de vivir seis meses en Sevilla, como beneficiario de una beca Séneca. Después de haber hecho una Erasmus en Roma, viviendo en mi propio piso, mis padres me sugirieron quedarme en una residencia de estudiantes. A punto de terminar la carrera, todavía no había experimentado qué era convivir con 180 estudiantes. La idea no me pareció del todo mal: suponía un poco menos de libertad, pero era mucho más económica.

Lo que no sabía al principio es que sería una residencia para hijos de militares. Con señores de uniforme al mando del complejo. Con crucifijos colgados en las habitaciones. Con cuadros de la Virgen de la Macarena en el comedor. Con cenas de gala a las que era obligatorio asistir con traje.

Silver Man

Silver Man

El manual de normas de RSH parecía haber sido redactado en el siglo pasado. Si hacías una amiga y la invitabas a tu habitación a tomar café, sufrías una falta grave. Así que de tener relaciones sexuales dentro del recinto, ni hablamos: significaba la expulsión.

Además, la norma interna prohibía derechos fundamentales como los de asociación o expresión. No se podían hacer críticas ni reivindicaciones conjuntas, no podía haber más de tres personas en la misma habitación, las quejas debían presentarse en persona y de manera individual en el despacho del coronel…

Superado el miedo inicial, los primeros meses fueron fantásticos. La falta de libertad se sobrellevaba, sobre todo, por las personas excepcionales que conocí allí. Pero también por lo cómodo que era encontrar la habitación limpia y recogida cada día, tener un comedor atendido por trabajadores simpáticos y eficaces y un servicio de lavandería puntual.

Merluceando en el comedor RSH

Merluceando en el comedor RSH

Sería difícil señalar el momento en que las cosas empezaron a ir a peor en RSH. Enrique, nuestro conserje, se empeñaba en señalar que el declive venía de mucho tiempo atrás y recordaba los tiempos en que había cerveza gratis en el comedor, cuando los estudiantes mataban por vivir allí…

Nosotros empezamos a sentirlo a la vuelta de las vacaciones de Navidad. Las limpiadoras dejaron de pasar del día a la mañana: su servicio diario se convirtió en mensual. A cada estudiante se le entregó un juego de cubiertos y un par de servilletas y tenía que lavarlos él mismo si quería comer. La comida dejó de servirse en las mesas y los camareros fueron sustituidos por una persona que arrojaba raciones tras una cristalera. El Internet no funcionaba casi ningún día y yo tuve que empezar a trabajar en el cuarto de duchas, desde donde podía robar Wifi a los vecinos.

Mi ofina particular

Mi ofina particular


Creo que aquel fue el punto de inflexión. Como en el cuento de Italo Calvino, Pasarlo bien, el pueblo sólo reaccionó cuando le quitaron el entretenimiento, no cuando le prohibían sus libertades. Y empezó la revolución.

En una residencia llena de hijos de militares, el pensamiento de derechas lo impregna todo. Pero tuve la suerte de rodearme de gente con pensamiento crítico y, ante las limitaciones para expresarnos, comenzamos una guerra de guerrillas. Lanzábamos panfletos, hacíamos saltar las alarmas de incendio, bloqueábamos las puertas de los despachos de los altos mandos, intentábamos devolver en bloque los crucifijos de nuestras habitaciones…

Muchos nos tacharon de rojos y recuerdo que una hermosa señorita, de tradición familiar franquista, me sugirió que me metiera mi crucifijo por donde amargan los pepinos, voceando como una histérica en medio de un bar.

Os cuento todo esto porque hace unos días se cumplió un año desde que tuve que abandonar Sevilla, por razones laborales. Dejé aquella revolución a medias, pero con la seguridad de que había abierto una brecha y la confianza de que mis amigos continuarían con su particular lucha.

Y porque hoy, el diario El País cuenta que el Ministerio de Defensa ha abierto una investigación por malversación de fondos en RSH y han sido destituidos altos mandos responsables de la residencia.

Las múltiples quejas de los trabajadores y los 180 estudiantes ante Defensa tildaron la gestión de “nefasta” por el ostensible empeoramiento de los servicios. La cafetería se había suprimido, los ascensores se estropearon y la limpieza era cada vez más deficiente. “Las habitaciones se limpiaban una vez al día y pasaron a una vez a la semana. Antes, había una limpiadora por pasillo y se empezaron a dar de baja hasta que tuvimos una por planta. Además, había alimentos incomibles y carne que no se podía masticar”, relata un estudiante.

Algunos lo verán como una chorrada, una noticia del montón escondida en la sección de Andalucía. Para mí es una prueba de que, si nos empeñamos, los de abajo podemos unirnos contra los de arriba.


Anuncios

Etiquetas: , , , ,

27 comentarios to “RSH Sevilla”

  1. Sven Says:

    No se puede narrar mejor las cosas que sucedieron. Claro que las fotos si que lo han podido ser ¬¬. Te queremos de vuelta ya mismo.

  2. Lucía Says:

    queremos un juicio justoooooooo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    como me la has jugado con la foto campeón¡¡ jajaja

  3. Fran aka Silver Man Says:

    Buena entrada. Y de noticia del montón de la sección de Andalucía nada, aunque lo triste precisamente es eso, que estemos tan acostumbrados a dirigentes corruptos que veamos noticias como estas como si fuesen “del montón”.
    Espero que a Francisco Muñoz (Franciscamen para los enemigos) se le caiga el pelo (el poco que pueda tener). Hay que tener poca vergüenza para decir que “no tuvimos quejas por perdidas de calidad de los servicios”….

    Por cierto, muy buenas las cuatro fotos, a Diego aún se le veía el brillo de la inocencia y la ilusión en la mirada.

    PD: sigues fumando en pipa? xD

    Saludetes Marcos!

  4. Xnk Says:

    Y que viva la revolucion!!!

    Nunca lei algo tan fiel, bien explicado y emotivo. Con escritores como tu, no hubiera sido necesaria una causa justificada jajaja, aunque esta vez si lo ha sido.

    Un abrazo.

  5. EfeEleDe Says:

    Pregunto:

    ¿Es Rajoy la solución de España?

  6. Socialdemócrata Says:

    Compañero
    No tengo el gusto de conocerle, pero que un periodista, como casi lo soy yo, siga dividiendo a España en dos Españas, cuando quiero pensar de antemano, que sólo hay una y encima, se rie de un obrero como Enrique, de forma metafórica…pues apaga y vámonos. Usted, seguramente sea madrileño, y yo andaluz y español.Me parece, que ha enfocado muy mal esa Semblanza o perfil de Enrique. Le invito a escribir algo mejor, porque sé que puede hacerlo y también le digo, que menos mal que sus presuntas reivindicaciones y quejas, usted ya no está aquí, y las investigaciones de Defensa, hayan hecho posible, que se abra la lata, aunque aún no cantemos victoria..¡a día de hoy, no se sabe mucho y lo que está claro, que las cosas están cambiando a mejor. ¡Viva España! y ¡San Hermenegildo!… yo quiero pensar que sólo hay una, y eso de derechas e izquierdas, pasó a la historia desde el 82.

  7. Socialdemócrata Says:

    LO que he escrito,es debido al malestar de ese hombre, y que por cierto lleva toda la razón del mundo…él, quiere mantener su anonimato, por lo que nadie es quién de escribir …a quién no quiera ser reconocido.
    Le entiendo perfectamente, pero lo suyo sería eliminar esa entrada, ya que como que no le ha hecho mucha gracia y le has ofendido.

  8. Francisco Says:

    Tú y todos los que habéis comentado sois unos perroflautas, que os gusta mucho rajar de los de derechas pero luego bien que vais a vivir a residencias militares y encima las criticais, sino os mola la gente de derechas, el ejercito y todo esto, para que vais a una residencia militar ??? porque en el fondo ni teneis principios ni nada.
    Agur.

  9. C.Román Says:

    Cada día me gusta más este blog y me ha encantado leer tus aventurillas que yo sólo tenía constancia de algunas.Por cierto,a ver si un día quedamos para comer o tomar un vermouth

    Un saludo y sigue así.

  10. Perroflauta Says:

    Soy hijo de militar, y por tanto puedo optar a quedarme en una residencia militar de estudiantes. El hecho de que tu supongas que los hijos de militares que tengan una ideología diferente a la de derechas no deban ir a una residencia militar me la trae floja.

    El ejército, aunque tu (Francisco) creas lo contrario, no es de derechas ni de izquierdas. Simplemente es. Que la mayoría de residentes de RSH sean de derechas y que la mayoría de sus padres militares también lo sean, a mi, me da igual. Yo lo que se es que estoy en una residencia que me sale mucho más económica que cualquier otra opción, si no, no hubiese venido aquí, eso es seguro. Ya que eres de derechas comprenderás bien la ley de la oferta y la demanda y tal y cual…

    Punto dos. Socialdemócrata, ¿de donde cojones te sacas que Marcos se halla reído metafóricamente de Enrique? No se, yo no lo encuentro. Ilumíname tu, oh gran “casi periodista”. Por otro lado puedes decir que no te gusta su opinión, o que ha enfocado mal el tema (por decir algo)… pero no se cómo tu, oh gran “casi periodista”, que escribes de la manera que escribes (me ha costado leer tu comentario muchísimo, incluso un poco más) puedes decirle a Marcos que “[…]Le invito a escribir algo mejor, porque sé que puede hacerlo […]”. Yo creo que el mensaje del relato a quedado bastante claro y que la historia es fiel y está muy bien contada. Pero bueno, “casi periodista”, tu sabrás lo que dices.

    No se para qué comento porque no merecéis ni eso, y tampoco lo vais a leer, pero bueno, tenía un ratito y me he dicho, “qué demonios!, comentemos!”

    Un abrazo Marquitos!

  11. Borbollano Says:

    Antes de comenzar, quiero decir que soy uno de los que disfrutó de esa cerveza gratis. 😛 (tampoco hace tanto 03-06) Por si da algo más de validez a los comentarios.

    La verdad es que en la RSH había cosas que no dejaban de mosquear. Estoy de acuerdo en que la cosa fue cayendo drásticamente, y me alegro de que alguien haya metido mano. Aún así, quiero matizar algo.

    Es cierto que leer las normas de la RSH a pelo, podía dar escalofríos a más de un crédulo novato, pero no había más que asomarse a la puerta para comprobar que del dicho al hecho hay un trecho.

    Durante mi estancia no era raro encontrar parejas que dormían a diario en la misma habitación. (Otra cosa es que no se dejaran ver por los empleados)
    Tampoco era raro encontrar un botellón. (sin hacer mucho ruido, por supuesto)
    Hubo temporadas en que cogíamos el hielo de la máquina del comedor para los botellones en la calle.
    Evidentemente, si se hace una fiesta de media etiqueta, aunque fuera por educación, lo normal era ir con el traje puesto. Y por supuesto si no querías ir, no ibas.
    A pesar de la existencia del crucifijo, el que no lo quería lo guardaba con el debido respeto por las creencias de los demás.

    Sobre los derechos limitados, decirte que la residencia, por albergar civiles no deja de ser suelo militar. Supongo que cuando vas a ver a tu padre al trabajo no te tiras de los pelos si te dice que no le está permitido asociarse con 10 compañeros y hacer una sentada en la puerta del despacho del jefe. Aunque sólo sea por la imagen pública que eso conlleva. Es normal por ejemplo que no se permita entrar a gente de la calle a las habitaciones por motivos de seguridad.

    Por último, es cierto que la proporción de gente de derechas es mayor entre los hijos de los militares. No tiene nada de malo. Hay otros colectivos donde ocurre al revés. Por lo general yo he sido capaz de llevarme bien con unos y con otros, sin necesitar “tener la suerte de rodearme de gente con pensamiento crítico”.

    Un saludo.

  12. hola Says:

    Menos mal que llegaste a la residencia, si no ese grupo de fascistas curas depravados todavía estarían dándonos por el culo y viviríamos con miedo……………….

    ¿De que vas? Crece anda y deja de escribir chorradas, menudo revolucionario estas hecho tu… Allí yo he vivido de puta madre, soy de izquierdas y no he tenido ningún problema con ello, pero ya veo que tu preocupación radica en tener un crucifijo en la pared…… pues quítalo chaval y santas pascuas, eso hicimos muchos que lo teníamos en un cajón.

    PD: sigue en el pasado pensando que la izquierda y la derecha son diferentes, así nos va… cuando veas el mundo real te darás cuenta de que los dos son la misma mierda y juegan sus cartas para atraer votantes crédulos como tú, convencidos de sus ideales que luego pisan cuando llegan al poder.
    Un consejo, hoy en día vota al menos malo y no mires PP o PSOE porque realmente son lo mismo.

    • Marcos Paradinas Says:

      Hasta la gente que se lanza a los tópicos más ramplones tiene espacio en este blog. Bienvenido.

      • hola Says:

        Siento si te ha parecido ofensivo o agresivo mi mensaje, créeme, no era mi intención, simplemente tu post me pareció demasiado tendencioso, y creo que no has sabido mostrar la parte positiva de RSH.
        Has exagerando, en mi opinión, lo que se vive allí (por supuesto obviando la parte de malversación en la que todos estamos de acuerdo).

        La parte donde comentas que encontraste a un grupo de personas a fin a ti etc… da a entender que el resto eran engendros fascistas y la gente puede sentirse ofendida, te vuelvo a repetir que yo no comulgo con la derecha y me integré perfectamente en todos los ámbitos de la residencia.

        Nada más por mi parte, solo darte gracias por darme cabida en tu pequeño espacio de internet. Saludos a todos, sin acritud 😀

      • Marcos Paradinas Says:

        Quizás yo haya sido ofensivo y violento en mi contestación. Te pido disculpas, desde luego. No pretendía ser ni pretencioso ni discriminatoria en la entrada RSH. En cualquier caso, tiene demasiado tiempo para que pueda rememorar ahora las sensaciones que viví en ese momento. Y más lejana aún está la época de RSH. Supongo que, como en cualquier lugar, en una residencia militar uno también tiene derecho a rodearse de la gente con la que se siente más cómodo. Dentro de ese grupo más cercano, del día a día, había gente de todas ideologías y sensibilidades, con los que organizábamos debates muy interesantes en mi habitación. Luego había más gente en mi entorno con la que he disfrutado muchísimo y también sus ideologías eran diversas y hasta dispersas.

        Más allá de todos ellos y otros tantos con los que no tuve especial trato (180 estudiantes son muchos estudiantes), es innegable que dentro de la residencia existe un grupo de engendros fascistas. Y que se da en un porcentaje que es muy superior al de la sociedad real. Al menos, yo no he conocido ningún otro lado en el que, durante la cena de Navidad se lancen vivas al fascismo y se vitoreé a Franco dando golpes en la mesa. O que se vea el debate electoral entre Zapatero y Rajoy y se insulte gruesamente al candidato socialista y se grite cuando habla, mientras que se exige silencio castrense para las palabras de Rajoy.

        Rodearse de gente con pensamiento crítico no es una “necesidad”. Es una suerte. Insisto. Y esa gente con criterio, como ya he dejado claro en lo de las charlas en mi habitación, incluye a gente que no es de izquierdas. Puedes ser de derechas y con pensamiento crítico. Jalear a un dictador e imponer a los demás tu ideología no sólo es acrítico. También es fascista. Y patético.

        Sobre los derechos fundamentales conculcados en “suelo militar” podemos hablar más distendidamente en otro momento. Ahora me cogís pillado de tiempo. Pero, fundamentalmente, no creo que haya que guardar ciertas apariencias por pertenecer a un cuerpo armado. Y sí, me tiraría de los pelos (que no me quedan) porque a mi padre no le dejen estar con otros dos compañeros en el despacho, por no tener un sindicato, por no poder manifestarse ni hacer huelga, por no poder opinar libremente en ciertos lugares…

        Por último: los dichosos crucifijos. Guardar en un cajón un crucifijo no significa respetar las creencias de los demás. Significa doblegar las tuyas. Respetar las creencias de los demás es no quemar el crucifijo delante de ellos o tirarlo por el sumidero del baño. Respetar las creencias de los demás es no obligarles a que decoren su ámbito privado con tu amuleto preferido. O al menos darles libertad para que lo devuelvan. Sobre todo cuando hablamos de un ente público como es el Ejército.

        Yo también disfruté mucho de RSH. Me divertí muchísimo y conocí a gente fantástica. Y me marché de allí con pena, antes de cuando me tocaba. Lo que no es óbice para que pueda criticar lo que me apetezca. Yo no tengo que guardar esas “apariencias” ante ningún superior. Respecto a lo de los tópicos, me alegro, Borollano, de que sigas pasando por aquí por mucho que abunden en este blog.

  13. Borbollano Says:

    De tópicos está lleno este blog, desde luego. Lástima que tu falta de objetividad no te permita ver más que los de algún comentario mi querido William Wallace.

    Por cierto, no sé quien es el tal “hola”, pero se me olvidó decir que también viví de puta madre mientras estuve en la RSH.

  14. Borbollano Says:

    Creo que el wordpress se ha hecho el lío con los mensajes, aunque quiero aclarar que has mezclado lo que dijo hola con lo que dije yo.

    Cuando hablo de respetar las creencias de las demás, sin entrar en que obviamente pienso que esos crucifijos no debían estar en esas paredes, me refiero a que el gesto de “devolverlos en masa” no es más que una provocación a quien ha decidido tratar de imponerlos sin razón. Si el objetivo no era la provocación, no te hubiera costado trabajo encontrarle un sitio en uno de esos grandes altillos.

    En cuanto a las apariencias ante un superior por pertenecer a un cuerpo armado, evidentemente no deben hacerlo por eso, sino como indicas, por tratarse de un ente público, del que esperamos un correcto funcionamiento. Y eso en el ejército sólo se consigue con un respeto a la jerarquía del mando. Aún no ha existido un ejército de “iguales” que haya durado más que minutos.

    Y en cuanto a William Wallace, quizá me pasé con la sorna, pero sigo pensando que exageras. Como acabas de hacer con los gritos fascistas durante la cena, aunque los hubiera donde tu estancia. En este mundo hay de todo, y si te tocó vivir en la residencia con extremistas, pues lo lamento. En cualquier caso creo que tus palabras no reflejan la tradición real de respeto que hubo siempre en la residencia y entre mis conocidos. Bien es cierto que la proporción de gente de derechas es superior a la media, como ocurre con la de izquierdas entre los hijos de maestros, jornaleros andaluces y colectivos que por uno u otro motivo se han sentido arropados en algún momento por los líderes políticos.

    Un saludo.

  15. FLORENTINO TORRES RUIZ Says:

    Hola me gustaria saber si puedo residir en una residencia militar, de Sevilla varios meses. Pueden recomendarme alguna buena.

    Soy militar retirado con consideración de suboficial. Gracias.

    Espero esos consejos. Gracias Florentino Torres.

  16. FLORENTINO TORRES RUIZ Says:

    Hola quisiera residir algunos meses en Sevilla, y me gustaría saber residencias militares buenas, para poder pasar varias temporadas. Espero buenos consejos.

    Soy militar retirado con consideraíón d e suboficial.

    Un saludo Florentino Torres.

  17. santi Says:

    Soy borbollano de los años ochenta. En mis tiempos había detodo, fachas, rojos, rockeros, punkies, homosexuales, plastas, líderes, etc. Imposible resumir los cientos de experiencias a lo largo de mis años de carrera. Lo que nunca pude imaginar es la degradación a que se ha podido llegar. Preguntadle a Enrique por Jomeini y su basca… Saludos.

  18. Kikevazquez Says:

    Me siento identificado con tu post y la sensacion de serr un rebelde sin causa en esos dias de revolucion en rsh. Pero tb te digo que si pudiera cambiar alo de mi estancia en rsh seria haber sido precisamente el instigador de agunos cambios alli, pues solo me trajo tener al coronel en mi contra y no muchas personas de mi lado. Un abrazo borbollano. Kikofen 00/05

  19. enoneado Says:

    Como Borbollano he de decir que me siento afortunado de haber vivido quizás, la mejor época de RSH, leyendo estas lineas ahora no es ni la sombra de lo que fué, soy de la promoción del 99 y estuve hasta el año 2003, los mejores años de mi vida, sin duda y muchos de los que tuve de compañeros alli, piensan igual, las normas eran normas, pero se llevaban perfectamente sin problemas. Nos juntábamos más de 3 o 4 en las habitaciones sin que nos amonestaran, en aquellos años en los que no había internet en la residencia y la gente se entretenía charlando en grupo, ya sea en cuartos o después de cada comida en la cafetería, donde había un pequeño bar (hoy eliminado desgraciadamente) con bocadillos a 60 pesetas… toda una ganga para disfrutar de meriendas en compañia de tus amigos, jugar al ajedrez o simplemente ligar con chicas (algo bastante común). Las comidas solían ser buenas salvo algunos platos, por lo menos mi primer año, ya los siguientes con el nuevo coronel empezó a menguar la calidad, pero eran pasables, en las fiestas de primavera de la residencia, del novato y de navidades, hacíamos botellones en las alas e incluso tenemos alguna foto con el coronel en pleno prebotellón que lo llamábamos en el ala… el coronel con todos alrededor con vasos de tubo, algo insólito, jajajaj, el ambiente era como veis, bastante cordial, una familia, tanto los guardas como los camareros, Jesús y Jose, los encargados del bar, montaban alguna excursión al campo y hacían una gran sangría en un bidón para echar el día o incluso sacaban comida a la piscina tras el trofeo RSH de primavera de fútbol que disputábamos contra otros colegios Mayores… el declive comenzó al colocar internet, la gente se encerró más en sus cuartos enchufados al PC y las reuniones masivas en la cafetería viendo la tele y charlando empezaron a desaparecer poco a poco… el ambiente se hizo más frio y el hecho de que entraran cada año más novatos que veteranos se quedaban, no invitaba a crear un ambiente idóneo desde el primer momento, antes entrábamos unos pocos novatos y los veteranos nos integraban en el grupo, con botellón de bienvenida incluído… luego todo eso fué menguando…

  20. Borbollense88 Says:

    ¡¡Me habéis hecho viejo!!… yo entré en el 88, y, como otro ochentero ha dicho, aquello era de todo menos un “convento de ursulinas”… y el reglamento no nos preocupó en absoluto (¿¿alguno de por aquí sabe que ha sido del “rocker”??…. novato de mi año, que un día de juerga se hozo un canuto con el susodicho reglamento y hasta le dió alguna calada… muestra de lo estricto que era el tema, je).
    Se que hoy en día soy quién soy y como soy gracias a mis años como borbollense, a la de suspensos que acumulé… y a los grandes camaradas que descubrí.
    Eramos una gran familia, y así, por supuesto, siempre te llevas mal con algún “cuñado”, ¿a que sí?, pero eramos capaces de disfrutar y compartir, desde montar la primera emisora de radio pirata de la residencia (con un kit comprado en RCO) y un programa semanal, hasta montar timbas de mus interminables… o la famosa “pajoteca”, que, por una módica suscripción, ponía a nuestra disposición un amplísimo catalogo de todo tipo de revistas porno… ¡¡nunca olvidaré las noches de mi año de novato, siendo vecino del “bibliotecario” y sufriendo el alboroto del horario de “prestamo” [de 23 a 01, creo recordar]!!

    En fin, todo lo esperable de gente de aquella edad, en lo bueno y en lo malo… en definitiva una experiencia vital.

    Una gran lástima que años después la desidia y/o la codicia de algunos rompiesen aquello, lo lamento sinceramente.

  21. javi Says:

    Pues bien amigo tu inquifada empieza a dar sus frutos. Con fecha de dia 29/11/2012 el juez togado militar del Juzgado Central 2, emite auto de procesamiento a 6 mandos militares por delitos contra la Habilitación Militar (+- 300.000 E) y delitos de deslealtad.
    saludos…

  22. Otra corrupción que sale a la luz: 6 mandos militares se calzaban gran parte del dinero de comida de una residencia universitaria | utopiacontagiosa.org Says:

    […] residencia tiene algunas normas extrañas, como relata un antiguo alumno, como la prohibición del derecho de reunión y asociación de los alumnos, la obligatoriedad de […]

  23. jose maria Says:

    No se como estara ahora pero yo estuve alli desde el 84 al 90 y no lo podre olvidar nunca fue una epoca cojonuda un saludo a todos los borbollanos de parte del madriles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: