Arroz sin leche en Haití

Dicen que cuando se cruza en avión la frontera de Haití, viniendo desde la República Dominicana, el cambio de colores es impactante. Las verdes selvas se convierten, por arte de magia, en secas montañas marrones. Son dos mundos diferentes en una sola isla…

212.000. Son las personas que, de momento, se sabe que han muerto en Haití debido al terremoto. Pero hay muchos más. Usted, ciudadano intrépido, ya se habrá olvidado de esa catástrofe. Si a los 30 segundos sin que alguien se dé una hostia cerramos un vídeo en Youtube, ¿quién va a exigir a los periódicos que sigan contando qué se cuece en Haití?

“Una vez más, la naturaleza se ceba con uno de los países más pobres del planeta”. Chorradas como éstas las parimos los periodistas cada vez que un terremoto se come Haití o una ola inunda Indonesia. Pero es una trampa. Quien se ceba con esos países es la pobreza en sí. La naturaleza, en realidad, sólo se encarga de mostrar nuestras vergüenzas. Pero es más fácil echarle a ella la culpa.

En 1970, Haití se autoabastecía con el 90% de su producción agraria, sobre todo arroz. Pero entonces llegó el FMI y les dijo que eso era hacer trampas: el Estado tenía que dejar de pagar subvenciones a los agricultores y quitar los impuestos de las fronteras. Dicho y hecho.

Pero resulta que el FMI se olvidó de decir lo mismo a EE.UU., y pasó lo que pasó: el arroz estadounidense, más barato gracias a las ayudas del Gobierno a sus agricultores, inundó la isla y los arroceros haitianos se convirtieron en miserables de la noche a la mañana.

Las consecuencias las explicó mucho mejor Eduardo Galeano hace años en este vídeo.

Ya tenemos a los productores de arroz estadounidense con los bolsillos llenos. Ahora falta que los haitianos más ricos puedan comprar más y más tierra. Se crean latifundios en los que se paga 2 dólares al día. Los árboles se talan para venderlos como carbón vegetal y Haití se convierte en el país más deforestado del planeta. Sin raíces que agarren el suelo, un terremoto o cuatro gotas hacen saltar la tierra por los aires.

Así las cosas, tenemos lo siguiente: el 4% de la población de Haití controla el 64% de la riqueza del país. Mientras, sólo en la década de los 80, el salario de los haitianos se vio recortado a menos de la mitad.

Los 50.000 productores de arroz se ven en la ruina. Los que no huyen a EE.UU. (en busca del “sueño americano”), emigran a la capital. Allí hay muchísimas posibilidades. Por ejemplo, cosiendo pelotas de béisbol. No pagan mal: 30 centavos de dólar a la hora. Suficiente para sobrevivir hacinado en un barrio de chabolas. Una chabola que, del día a la mañana, se te viene encima. Y entonces te conviertes en el muerto 212.001º. O acabas matando por algo que antes era tuyo.


Etiquetas: , , , ,

7 comentarios to “Arroz sin leche en Haití”

  1. Arroz sin leche en Haití Says:

    […] Arroz sin leche en Haití marcosparadinas.wordpress.com/2010/02/08/a/  por Ghinkaus hace 3 segundos […]

  2. Arroz sin leche en Haití | ForoProvincias.Com Says:

    […] » noticia original  ¿Te ha gustado este artículo de ForoProvincias.Com? Ahora puedes dejar tu comentario o suscribirte al feed RSS con tu lector de artículos favorito. Si no dispones de un lector de feeds, siempre puedes recibir los artículos de ForoProvincias.Com en tu dirección de email […]

  3. Jorge Duré Says:

    Es drastico el cambio de paisaje que se sufre al pasar en avión, según describiste. Si tubiera la edad: ¡como me gustaria ir a yudar a la gente en Haití! (pero no puedo, ya que tengo 14 años).
    Me gustaria que vieras el articulo que “escribir” sobre Haití, en donde una entrerriana cuenta sus experiencia en el lugar: http://infopopular.wordpress.com/2010/02/08/patricia-muller-una-entrerriana-en-haiti/

  4. Arroz sin leche en Haití « Parladoiro Says:

    […] https://marcosparadinas.wordpress.com/2010/02/08/a/ […]

  5. parladoiro Says:

    Muchas gracias por el articulo. La indiferencia del mundo “civilizado” hacia los pueblos que sufren es una de las causas de muchas tragedias sociales que asolan a la Humanidad. Haití es uan de ellas y siempre fue un país invisible hasta que ocurre una desgracia terrible. Pero es un país mágico y se volverá invisible en cuanto los ecos de los temblores se disipen, salvo para los generosos, que son muchos, que están allí prestando su ayuda ya nadie mas nadie lo verá hasta que una nueva tragedia se cebe sobre esa tierra y sus gentes.
    He tenido al suerte de visitar Haití durante una semana, hace cuatro años, e impresiona la desertización de lo que se supone tenia que ser un vergel, pero con el bloqueo económico la tala de árboles para hacer carbón dejó esa parte de la isla sin apenas vegetación.
    Pero la pobreza tambien deja desiertos de esperanza los corazones de los haitianos y eso tambien se percibe cuando caminas por sus “calles” y miras “con ojos de ver” a los ojos de sus habitantes.
    Hace cuatro años ya me parecía que nada era comparable a la miseria material que se percibía, no quiero imaginar lo que será ahora con Puerto Principe devastado.
    Pero mas me preocupa la palabrería de los políticos que una vez retirados los focos, dejarán que la noche oscura de la indiferencia vuelva caer sobre los sufridos haitianos. No he oído a nadie decir que el bloqueo económico de un ignominioso tratado de libre comercio con los USA vaya a ser revisado. Seguirá entonces el control y el dominio sobre ellos, se supone entonces que están viviendo siempre en el peor sitio en el peor momento, La tierra con sus temblores y los huracanes hacen el resto.
    Me he tomado la libertad de poner un enlace de este post en mi blog.
    si está mal ruego me lo indique para corregirlo.
    de neuvo gracias.

    • Marcos Paradinas Says:

      Por supuesto que no está mal que enlaces el blog en el tuyo. Al contario. Es eso lo que te agradecía. Espero que sigas durante mucho tiempo con la labor que estás llevando a cabo en tu blog. El interés es que nos olvidemos de Haití, por lo que pueda venir en breve. Una vez más, me temo que mucho de lo que está pasando ahora en Haití tiene que ver con el petróleo. En cuanto investigue un poco más y reúna el material que me hace falta intentaré contar algo sobre este tema.

      Un fuerte abrazo

  6. Almudena Says:

    Siempre pagan los mismos. Muchas gracias por la información. Es muy completa. Y gracias por el testimonio de Eduardo Galeano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: